Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pagan a una bailarina epiléptica para que sufra un ataque en escena

¿Puede ser una grave enfermedad motivo de espectáculo y diversión?telecinco.es
El objetivo consiste en que la bailarina, Rita Marcalo, sufra un ataque en escena; de este modo, los espectadores contarán con un estudio en directo "de los interfaces físicos entre la danza, el movimiento y la epilepsia". 
¿Otra identidad?
Marcalo, directora artista de la compañía de danza 'Dissidence', con sede en la localidad inglesa de Leeds, es epiléptica desde que cumplió diecisiete años y pretende con su actuación en el teatro de Bradford explorar la que califica como su "otra identidad" como minusválida.
A toda costa
Los organizadores quieren reducir la posibilidad de fracaso: en el espectáculo se utilizarán luces especiales; la protagonista, privada de sueño, tendrá que ayunar, elevará artificialmente la temperatura corporal y tomará estimulantes de la actividad cerebral, incluidos el alcohol y el tabaco. Mientras el público aguarda el ataque de epilepsia, será entretenido por otros bailarines.
Grabar con móviles
Según el teatro, "en un determinado momento, Marcalo podría sufrir un ataque epiléptico. Cuando ocurra, sonará una alarma, las luces subirán de intensidad, dejará de oírse la música, y una serie de cámaras grabarán el ataque". El teatro anima también al público a captar el momento con sus teléfonos móviles.

Peligrosa frivolización
Las críticas no se han hecho esperar ante esta iniciativa: varias organizaciones no gubernamentales especializadas en esta enfermedad denuncian la conversión en monstruoso espectáculo de esta patología y advierten del peligro de suspender la medicación de la paciente. En el teatro, para bien o para mal, no habrá ni una butaca libre.