Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa Francisco pide a Ban Ki-moon que la comunidad internacional ponga fin a la "tragedia" en Irak

El Papa Francisco ha enviado una carta al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en la que le transmite su preocupación por los "dramáticos acontecimientos" de estos últimos días en Irak y en la que renueva su llamada urgente a la comunidad internacional para intervenir y poner fin a esta "tragedia humanitaria".
"Renuevo mi llamada urgente a la comunidad internacional a intervenir para poner fin a la tragedia humanitaria en curso, animo a todos los organismos competentes de las Naciones Unidas, en particular a los responsables de la seguridad, la paz, el derecho humanitario y la asistencia a los refugiados a continuar sus esfuerzos conformes al Preámbulo y a los Artículos pertinentes a la Carta de las Naciones Unidas", subraya en la misiva.
Asimismo, Francisco recuerda a Ban Ki-moon las "lágrimas, los sufrimientos y los gritos desesperados de los Cristianos y de las otras minorías religiosas" de Irak que han sido "obligadas a huir de sus casas y a presenciar la destrucción de sus lugares de culto y del patrimonio religioso".
El Pontífice, que dice haber seguido estos hechos "con un peso en el corazón y angustiado", apunta que es "intolerable" el sufrimiento de aquellos que "solo desean vivir en paz, armonía y libertad en la tierra de sus antepasados".
A su juicio, los "ataques violentos" que están extendiéndose por todo el norte de Irak deben "despertar las conciencias" y llevar a "acciones concretas de solidaridad, para proteger a cuentos son golpeados y amenazados", para asegurar la asistencia "necesaria y urgente" a los refugiados y para garantizar su regreso a casa.
"Las trágicas experiencias del siglo XXI y la más elemental comprensión de la dignidad humana, obliga a la comunidad internacional, en particular, a través de las normas y de los mecanismos del derecho internacional, a hacer todo lo posible para detener y prevenir otras violencias sistemáticas contra las minorías étnicas y religiosas", insiste.
El Papa espera que su llamamiento, que también extiende a los Patriarcas Orientales y demás líderes religiosos, encontrará "una respuesta positiva".
En un tuit publicado este miércoles, el Papa agradece a todos aquellos que "están ayudando con valentía a los hermanos y hermanas de Irak".