Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa Francisco previene contra la tristeza que "encierra en uno mismo"

El Papa Francisco ha prevenido a los fieles contra la "tristeza" que, según ha explicado, puede llegar a hacer que las personas "se encierren en sí mismas" y sean "incapaces de reaccionar". "Frente a todo esto la primera palabra de Jesús es una invitación a moverse y a reaccionar. Lo equivocado cuando las cosas van mal es quedarse donde se está, ¡pero cuán difícil es reaccionar y abrirse!".
Durante la explicación del pasaje evangélico de este domingo, previo al rezo del Ángelus con los fieles en la Plaza de San Pedro, Francisco ha subrayado que Dios "sabe cuan pesada puede ser la vida, que hay muchas cosas que fatigan el corazón", como "las desilusiones, las heridas del pasado, pesos que cargar y males que soportar en el presente, incertezas y preocupaciones del futuro".
"Así encerrados dentro de nosotros mismos lo vemos todo negro y se llega a familiarizarse con la tristeza, que se convierte en casa y nos postra. ¡Qué cosa más mala es esta tristeza!", ha lamentado.
Según ha indicado, para romper esta situación "no basta con salir de uno mismo" sino que, además, "es necesario saber a dónde ir" porque a menudo algunas metas son "meros fuegos de artificio". "Muchas metas son ilusorias, prometen restaurarnos y solo nos distraen un poco, aseguran paz y dan diversión, dejándonos en la soledad inicial", ha señalado.
Por eso, ha insistido en que la vía de salida de la tristeza pasa por "la relación" con el otro y ser capaz de "tender la mano y alzar la mirada hacia quien nos ama verdaderamente" y ha recordado la invitación del pasaje de la liturgia dominical: "Jesús nos indica a dónde ir: 'venid a mí', eso dice".
Francisco ha reconocido que cuando se está sumido en la tristeza "es un gran bien" hablar con alguien que escuche, tanto si es un amigo como un profesional, para invitado también a "no olvidarse de Jesús" y a "confiarle los problemas" porque "cuando Jesús entra en la vida, llega la paz; la que permanece incluso en medio de las pruebas y del sufrimiento". "Buscad a Jesús, a un misionero de la misericordia o a un sacerdote, pero id hacia Jesús y contádselo", ha dicho a quienes puedan encontrarse en "la oscuridad".