Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa dice que Jesús "enseña a anteponer las necesidades de los pobres" a las propias

El Papa Francisco ha defendido que Jesús "enseña a anteponer las necesidades de los pobres" a las propias, durante el rezo del Ángelus oficiado este domingo en la Plaza de San Pedro de Roma.
En referencia al Evangelio del décimo octavo domingo que muestra a Jesús que se retiró con sus discípulos a un lugar aislado, pero la gente lo buscó y lo encontró, Francisco ha dicho: "Jesús no reacciona con irritación sino que siente compasión, porque sabe que no lo buscan por curiosidad sino por necesidad".
"Jesús nos enseña a anteponer las necesidades de los pobres a las nuestras. Nuestras exigencias, aunque sean legítimas, no serán jamás así tan urgentes como aquellas de los pobres que no tienen lo necesario para vivir", ha manifestado.
Asimismo, el Papa ha afirmado que frente a las personas cansadas y hambrientas que buscaban a Jesús, "los discípulos razonan según la mentalidad del mundo, para el que cada uno debe pensar en sí mismo", mientras que Jesús lo hace según la lógica de Dios", que es la de "compartir".
"Si hubieran despedido a la multitud, tantas personas se hubieran quedado sin comer. Mientras que con pocos panes y pescados compartidos y bendecidos por Dios bastaron para todos", ha recordado el Obispo de Roma ante los peregrinos llegados a la Plaza del Santuario de San Pedro.
Dicho esto, el Papa ha aclarado que no se trata de "una magia", sino de un "signo". "Un signo que invita a tener fe en Dios, Padre providente que no nos hace faltar el pan de cada día, si nosotros sabemos compartirlo con los hermanos", ha dicho, para después añadir que "en la Eucaristía Jesús no nos da pan, sino el pan de la vida eterna, se dona a si mismo, ofreciéndose al Padre por amor nuestro".
"Compasión, compartir, Eucaristía", ha afirmado Francisco, al tiempo que ha indicado que "este es el camino" que Jesús señala en este Evangelio. "Un camino que nos lleva a afrontar con fraternidad las necesidades de este mundo, pero que nos conduce más allá del mundo, porque parte de Dios padre y regresa a él. La Virgen María, madre de la divina providencia, nos acompañe en este camino", ha concluido.