Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa cambia el rito de lavar los pies en Jueves Santo para que se incluya a las mujeres

La Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha cambiado las reglas de selección en el rito de lavar los pies ligado tradicionalmente al jueves de Semana Santa para que se incluya a las mujeres, en virtud de la facultad concedida por el Papa, de manera que el grupo elegido "represente la unidad del Pueblo de Dios".
Según ha anunciado el Vaticano. para manifestar el completo significado del rito a los que participan, al Papa le ha parecido bien cambiar la regla del Misal Romano (p.300 n. 11). En este sentido, con esta decisión, en lugar de poner "los hombres escogidos son acompañados por los ministros ...", dirá "los elegidos entre el pueblo de Dios son acompañados por los ministros ...". De esta manera, los pastores podrán elegir a un grupo de fieles que represente la variedad y la unidad de cada porción del pueblo de Dios".
"Este grupo podrá estar integrado por hombres y mujeres, y convenientemente por clérigos jóvenes y ancianos, sanos, enfermos, religiosos y laicos", añade.
Además, se hace un llamamiento para que en el desempeño de este rito, los obispos y los sacerdotes conformen íntimamente a Cristo que "no vino para ser servido, sino a servir" (Mt 20:28) e, impulsado por un amor "hasta el fin "(Jn 13,1), dando su vida por la salvación de toda la humanidad".
La reforma de la Semana santa, con decreto Maxima Redemptionis nostrae mysteria del 30 de noviembre de 1955, daba la facultad de lavar los pies a doce hombres durante la Messa en la Cena del Señor, tras la lectura del Evangelio, según Juan, para así representar la humildad y el amor de Cristo hacia sus discípulos.
En la liturgia romana, este rito fue trasmitido con el nombre de Mandato del Señor sobre la caridad hermana según las palabras de Jesús (cfr. Juan 13,34), cantadas en la Antífona durante la celebración.