Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa quiere un Sínodo para cuidar de la familia y no "para discutir ideas brillantes o ver quién es más inteligente"

El Papa ha afirmado que el Sínodo de Obispos no servirá "para discutir ideas brillantes" o para ver "quién es más inteligente" sino para cuidar de la familia, durante la homilía de la misa que ha celebrado esta mañana en la basílica del Vaticano para inaugurar la III Asamblea Extraordinaria de Obispos.
"Las Asambleas sinodales no sirven para discutir ideas brillantes y originales, o para ver quién es más inteligente... Sirven para cultivar y guardar mejor la viña del Señor, para cooperar en su sueño, su proyecto de amor por su pueblo", ha señalado.
Desde hoy y hasta el próximo 19 de octubre un total de 191 obispos de los cinco continentes, 13 parejas de esposos y otros 62 participantes, entre los que hay 12 mujeres, reflexionarán en el Vaticano sobre los "desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización".
El Pontífice ha advertido de que se puede "frustrar el sueño de Dios", si los padres sinodales no se dejan "guiar por el Espíritu Santo". Por ello, ha pedido cuidar de la familia "que, desde los orígenes, es parte integral de su designio de amor por la humanidad", guiados por la "sabiduría" que aporta el Espíritu Santo "que va más allá de la ciencia, para trabajar generosamente con verdadera libertad y humilde creatividad".
Durante la catequesis, Francisco ha reconocido que todos cometen pecados y ha llamado a los padres sinodales a trabajar con "el corazón y las mentes custodiadas en la paz de Dios que supera toda inteligencia".
Así ha llamado a alejarse de la "tentación de la codicia" que lleva a querer "apoderarse de la viña del Señor". "El sueño de Dios siempre se enfrenta con la hipocresía de algunos servidores suyos", ha recalcado. El Papa ha dado cuenta de que "la tentación de la codicia siempre está presente", al tiempo que ha recalcado que "el cometido de los jefes del pueblo es éste: cultivar la viña con libertad, creatividad y laboriosidad".
El Papa ha reflexionado sobre la imagen de la viña del Señor que hoy usan el profeta Isaías y el Evangelio. Así ha comparado el proyecto o sueño de Dios, con la viña que un campesino "cultiva con todo su amor".