Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide ante el Tribunal de la Rota misericordia con las familias heridas por el pecado

El Papa ha defendido ante el Tribunal de la Rota la indisolubilidad del matrimonio católico, pero también ha pedido misericordia con aquellas familias heridas por el pecado.
Así, Francisco ha indicado, con motivo de la apertura del Año Judicial, que "los errores que se refieren a la sacramentalidad del matrimonio deben ser examinados muy atentamente".
En su discurso ante el tribunal eclesiástico más alto de la Iglesia católica, Francisco ha reafirmado que "la familia fundada en el matrimonio indisoluble, unitivo y procreativo, pertenece al 'sueño' de Dios y de su Iglesia para la salvación de la humanidad", pero ha especificado que "cuantos viven en un estado objetivo de error, siguen siendo objeto del amor misericordioso de Cristo y por lo tanto de la Iglesia".
Así ha subrayado que la Iglesia debe "mostrar el indefectible amor misericordioso de Dios para con las familias, en particular a las heridas por el pecado y por las pruebas de la vida, y, al mismo tiempo, proclamar la irrenunciable verdad del matrimonio según el designio de Dios".
El Papa ha destacado la importancia del Sínodo de Obispos sobre la familia y ha señalado que "en espíritu y estilo de efectiva colegialidad" y con "un profundo discernimiento sapiencial", la Iglesia católica ha indicado al mundo "que no puede haber confusión entre la familia querida por Dios y cualquier otro tipo de unión".
Renovación de la catequesis matrimonial
Por ello, ha invitado a la Iglesia a seguir proponiendo el matrimonio, en sus elementos esenciales - hijos, bien de los cónyuges, unidad, indisolubilidad, sacramentalidad - "no como un ideal para pocos, a pesar de los modernos modelos centrados en lo efímero y lo transitorio, sino como una realidad que, en la gracia de Cristo, puede ser vivida por todos los fieles bautizados".
Así, ha remarcado la urgencia pastoral que impulsa a converger hacia un intento "común ordenado" a la "preparación adecuada al matrimonio, en una especie de nuevo catecumenado".