Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa se reúne mañana con el comité de colaboración cultural con las Iglesias Ortodoxas

El Papa Francisco recibirá este sábado en audiencia a los miembros del Comité Católico de Cooperación Cultural con las Iglesias ortodoxas y las Iglesias ortodoxas orientales, cuando se cumplen 50 años de su institución, como un paso más dentro del interés del Pontífice por avanzar en el camino ecuménico.
El Comité nació el 27 de julio 1964 con el Papa Pablo VI y tiene como objetivo "promover el conocimiento y la comprensión mutua basada en el respeto y la mutua caridad", así como fomentar las iniciativas encaminadas a "reestablecer lazos fraternales entre la Iglesia católica y las venerables Iglesias de Oriente".
El presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los cristianos, el cardenal Kurt Koch, acompañará en su cita con el Papa a los miembros del Comité, a los benefactores que lo sostienen económicamente y a los becarios que se encuentran actualmente en Roma.
El Comité lleva a cabo iniciativas culturales como la concesión de becas de estudios a varios estudiantes elegidos por los responsables de la Iglesia Ortodoxa, el envío de libros sobre todo teológicos a las bibliotecas ortodoxas y la promoción de proyectos especiales en seminarios y centros de formación. En medio siglo de vida, cientos de estudiantes ortodoxos han podido completar sus estudios en instituciones académicas de la Iglesia Católica.
En la actualidad, hay cincuenta estudiantes que asisten a las universidades pontificias de Roma y cinco estudiantes en el Instituto Católico de París. El Comité ha financiado varios proyectos de colaboración, especialmente en Rusia, Grecia, Ucraina, Bielorussia y Líbano.
Juan Pablo II, en un discurso dirigido a los miembros del comité, dijo que era "una obra importante que se inspira en el principio de reciprocidad y que es, por su naturaleza, un importante testigo de la comunión". "Su presencia expresa una sinergia efectiva, lo que da lugar a un elemento fundamental del ecumenismo: el intercambio de dones entre las Iglesias en su complementariedad", añadió.