Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa enviará ayuda económica a los cristianos perseguidos de Irak

El Papa envirará ayuda económica a través de la Fundación Iglesia que Sufre --organismo humanitario vinculado a la Santa Sede-- a los cristianos perseguidos que viven en Erbil, la capital del autónomo Kurdistán iraquí.
Según el Servicio Informativo del Vaticano, el Obispo de Carpi (Italia), Francesco Cavina, será el responsable de la entrega de esta "contribución financiera personal" del Papa argentino.
"Tan pronto como Francisco supo de mi viaje a Irak, enmarcado en la visita de 'Ayuda a la Iglesia que Sufre' al país, me llamó para comentarme su intención de enviar una donación a nuestros hermanos de fe iraquíes", ha comentado el prelado. Además de donaciones en efectivo, el Papa también quiso enviar 'paramentos (vestimentos para los sacerdotes)' destinados a los miembros del clero que acompañan a la comunidad cristiana en Erbil.
Asimismo, Francisco escribió un mensaje dirigido al obispo de Capri, en el que expresó su "tristeza" por la situación de los cristianos en Irak, perseguidos por profesar la religión cristiana y reivindicó "el derecho inalienable de todas las personas profesar libremente su fe". En este sentido, pidió que no se olvidara este "drama" que afecta a los cristianos y a otras minorías étnicas de todo el mundo.
"El testimonio de fe valiente y paciente de muchos discípulos de Cristo representa para la Iglesia el desafío de redescubrir la fuente fecunda del Misterio Pascual, a través del cual todos podemos obtener energía, fuerza y luz para la construcción de una nueva humanidad", comentó el Papa.
Durante el viaje a Irak, la Fundación Iglesia que Sufre visitará carios campos de refugiados y una comunidad con 175 familias cristianas cuyas casas fueron precisamente donadas por esta organización y fueron bautizadas con el nombre de su fundador, el padre Werenfried van Straaten.