Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa ensalza a la familia como "centro de amor" más allá de sus "apremiantes problemas"

El Papa Francisco ha asegurado que la familia es "un centro de amor", más allá de sus "apremiantes problemas" y que las relaciones que surgen en este núcleo --matrimonio, paternidad, relación entre hermanos-- dan "cohesión" a la sociedad.
"¿Qué es la familia? Más allá de sus apremiantes problemas y de sus necesidades urgentes, la familia es un centro de amor, donde reina la ley del respeto y de la comunión, capaz de resistir a los ataques de la manipulación y de la dominación de los centros de poder mundanos", ha precisado en su mensaje al primer Congreso Latinoamericano sobre la Familia.
El Pontífice ha precisado que en el seno de la familia "nadie es descartado", ni los ancianos ni los niños y ha subrayado dos aspectos: "la estabilidad y la fecundidad".
En este sentido, ha explicado que sin "las relaciones basadas en el amor fiel, hasta la muerte, como el matrimonio y la paternidad" que se aprenden y se viven en el núcleo familiar, "no es posible formar parte de un pueblo ni tener en cuenta a los más desfavorecidos".
Sobre la fecundidad, ha apuntado que el amor familiar es fecundo "no sólo porque engendra nuevas vidas, sino porque amplía el horizonte de la existencia" pues "hace creer, contra toda desesperanza y derrotismo, que una convivencia basada en el respeto y en la confianza es posible". "Frente a una visión materialista del mundo, la familia no reduce al hombre a un estéril utilitarismo", ha añadido.
Además, ha señalado que gracias a la familia "el hombre crece también en su apertura a Dios como Padre". Por eso, según precisa el Papa, el Documento de Aparecida indicó que la familia no debe ser considerada sólo objeto de evangelización, sino también agente evangelizador.