Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa agradece a los obispos españoles su felicitación y les acompaña en sus esfuerzos de evangelización y caridad

El Papa Francisco ha agradecido cordialmente el mensaje enviado por el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Ricardo Blázquez, en nombre de todos los obispos españoles, por el primer año de Pontificado y les muestra su apoyo en sus esfuerzos de evangelización y caridad.
En el mensaje, Blázquez afirmaba que este año de pontificado "ha supuesto para todos una verdadera gracia del Señor" y aseguraba a Francisco que "su persona y magisterio están siendo un magnífico ejemplo de pastoreo eclesial y afán evangelizador".
A través de la Nunciatura Apostólica en España, la Secretaría de Estado de la Santa Sede ha hecho saber mediante una carta enviada al presidente de la CEE que el Papa agradece cordialmente el mensaje con el que "han querido hacerle presente su profundo afecto y su cercanía espiritual".
"El Santo Padre ha apreciado vivamente este elocuente gesto de comunión eclesial y evocando con gozo los recientes encuentros mantenidos con ocasión de la Visita Ad Limina apostolorum, pide al Señor que los acompañe con su gracia en sus esfuerzos por intensificar la proclamación del Evangelio y el testimonio de caridad", reza la misiva.
Asimismo, subraya que el Pontífice comparte con todos "la alegría que supone seguir a Jesucristo, cultivar su amistad y acoger con sencillez su palabra de salvación, fuente de inspiración para construir cada día una sociedad más justa y solidaria, más concorde y fraterna".
También pide a los prelados que sigan rezando por él y su ministerio, encomienda a los pastores y fieles de España "al amoroso amparo de María Santísima" y les imparte "de corazón" una especial bendición apostólica "prenda de copiosos favores divinos".