Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa exclama que Dios no tiene miedo a las novedades

Beatifica a Pablo VI en la misa de clausura del Sínodo de la Familia
El Papa ha exclamado este domingo que Dios no tiene miedo a las novedades, durante la misa de clausura del Sínodo en la que ha sido beatificado el Papa Pablo VI, ante los padres sinodales, los laicos y los matrimonios que han participado en esta importante reunión eclesial.
"¡Él no tiene miedo de las novedades! Por eso, continuamente nos sorprende, mostrándonos y llevándonos por caminos imprevistos", ha subrayado.
En la catequesis, tras el rito de la beatificación, el Papa ha explicado el pasaje en el que Jesús responde a la provocación de los fariseos con una de las frases más famosas del Evangelio: "Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios". El Pontífice ha explicado que "frente a cualquier tipo de poder sólo Dios es el Señor del hombre, y no hay ningún otro".
Así, ha llamado a redescubrir cada día esta "novedad perenne", superando "el temor que a menudo atenaza ante las sorpresas de Dios". Por ello, ha explicado que Dios "renueva" y que un cristiano que vive el Evangelio es "la novedad de Dios" en la Iglesia y en el mundo.
"A le gusta mucho esta novedad", ha expresado. Asimismo, ha subrayado que "Dar a Dios lo que es de Dios" significa estar dispuesto a "hacer su voluntad y dedicarle la vida y colaborar con su Reino de misericordia, de amor y de paz".
Además, ha pedido a los cristianos que tengan esperanza en que Dios "da sabor a todo esfuerzo humano contra el pesimismo generalizado que ofrece el mundo",
De este modo, ha subrayado que esa esperanza en Dios "no es una huida de la realidad, sino ponerse manos a la obra para devolver a Dios lo que le pertenece".
Por ello, ha afirmado que el cristiano mira a la realidad futura, a la realidad de Dios, para vivir plenamente la vida "con los pies bien puestos en la tierra" y para "responder, con valentía, a los incesantes retos nuevos".
El Papa ha asegurado que el Sínodo ha sido una "gran experiencia", en la que se ha vivido la "sinodalidad y la colegialidad" y se ha sentido la fuerza del Espíritu Santo "que guía y renueva sin cesar a la Iglesia" al tiempo que ha recordado que la Iglesia está llamada "con premura" a "hacerse cargo de las heridas abiertas y a devolver la esperanza a tantas personas que la han perdido".
En esta línea, ha destacado que pastores y laicos de todas las partes del mundo "han traído hasta Roma la voz de sus Iglesias particulares para ayudar a las familias de hoy a seguir el camino del Evangelio, con la mirada fija en Jesús".
Durante la ceremonia, en la que estaba presente el Papa emérito Benedicto XVI, el postulador de la causa, sacerdote Antonio Marrazzo, ha leído la biografía de Pablo VI. Tras ello, Francisco ha leído en latín la fórmula de beatificación y después se ha descubierto el tapiz con la imagen de Pablo VI en la fachada de la Basílica de San Pedro.
Las reliquias que se han llevado al altar es la camiseta ensangrentada tras el atentado que sufrió Paolo VI en Manila en 1970. El Papa Francisco ha proclamado así beato a Pablo VI, cuya fiesta litúrgica se celebrará el 26 de septiembre, el día de su cumpleaños.