Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa dice que el hombre no puede eliminar totalmente el sufrimiento del mundo

El papa Benedicto XVI oficiando una misa en el santuario de San Giovanni Rotondo, cerca de Foggia, en Puglia (sur de Italia) este domingo 21 de junio. El pontífice se encuentra en este lugar para visitar los restos mortales de San Pío de Pietralcina. EFEtelecinco.es
Benedicto XVI visitó hoy el hospital fundado por el santo Padre Pío de Pietrelcina en la sureña ciudad de san Giovanni Rotondo, donde afirmó que el hombre no puede eliminar totalmente el sufrimiento del mundo, ya que éste -dijo- deriva del "poder del mal, que sólo Dios puede eliminarlo".
Ante enfermos y el personal del hospital "Casa de alivio del Sufrimiento", el Papa manifestó que en los hospitales se ve la fragilidad de la persona y que viendo la enfermedad el hombre se pregunta "¿Por qué sufrimos?, ¿es positiva la experiencia del dolor?, ¿Quien nos puede liberar del sufrimiento y de la muerte".
"Son preguntas existenciales, que quedan la mayor parte de las veces sin respuesta, debido a que el sufrimiento constituye un enigma indescifrable para la razón. El sufrimiento forma parte del misterio del ser humano", afirmó el Pontífice.
El Obispo de Roma agregó que los hombres tienen que hacer "todo lo posible" para disminuir el sufrimiento, pero aseguró que eliminarlo completamente del mundo "no está en nuestras manos".
"Y no está en nuestras posibilidades simplemente porque ninguno de nosotros está capacitado por eliminar el poder del mal, que es la fuente del sufrimiento. Quien puede eliminar el poder del mal es sólo Dios", subrayó el Papa.
Tras visitar el hospital, el Obispo de Roma se reunión con los jóvenes, a los que exhortó a rezar y ante quienes expresó su preocupación por el paro que afecta "de manera dramática" a este sector de la sociedad y que en el sur de Italia, donde está San Giovanni Rotondo, es el doble que en el resto del país.
"Tengo presente vuestros problemas, especialmente el del desempleo, que pueden acabar ahogando vuestros entusiasmos típicos de juventud. Mantener el ánimo, la Iglesia no os abandona y vosotros no la abandonéis. Se necesita vuestra aportación para construir comunidades cristianas vivas y sociedades más justas y abiertas a la esperanza", afirmó.
El encuentro con los jóvenes fue el último acto de la visita que realizó hoy al santuario donde se encuentran los restos del famoso santo conocido como "el fraile de los estigmas"· y venerado por millones de personas en todo el mundo.
Tras venerar las reliquias, el Papa ofició una misa ante unas 50.000 personas en la que advirtió a los fieles del riesgo de la secularización y expresó su preocupación por los refugiados y dijo que acogerlos en "un deber".
Padre Pío (1887-1968), famoso por los estigmas (llagas similares a las de Cristo clavado en la cruz) y su poder de bilocación, fue proclamado santo por Juan Pablo II en el año 2002.
El santuario de San Giovanni Rotondo es el tercero más visitado del mundo católico, con ocho millones de fieles al año, después del Vaticano y el de la Virgen de Guadalupe, en México.