Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa dice que el hombre lleva en su genoma la huella profunda de la Trinidad

El papa Benedicto XVI reza hoy el ángelus desde la ventana de su apartamento privado en la Plaza de San Pedro de El Vaticano. EFEtelecinco.es
El papa Benedicto XVI dijo hoy que el ser humano lleva en su propio genoma "la huella profunda" de la Trinidad y aseguró que la prueba "más fuerte" de ello es que "sólo el amor le hace feliz".
El Pontífice hizo esa aseveración ante unas 50.000 personas que asistieron en la plaza de San Pedro del Vaticano al rezo del ángelus, en la jornada que la Iglesia festeja la Santísima Trinidad.
El Obispo de Roma subrayó que Jesús reveló al hombre que Dios es amor, "no en la unidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia, tres Personas que son un sólo Dios porque el Padre es amor, el Hijo es amor y el Espíritu es amor".
"La prueba más fuerte de que estamos hechos a imagen de la Trinidad es ésta: sólo el amor nos hace felices, ya que vivimos para amar y ser amados. Usando una analogía sugerida por la biología, podemos decir que el ser humano lleva en su propio genoma la huella profunda de la Trinidad, de Dios-amor", afirmó el Pontífice.
Benedicto XVI agregó que Dios es "todo y sólo amor, amor purísimo, infinito y eterno".
El Pontífice precisó que Dios "no vive en una espléndida soledad", sino que, "al contrario, es fuente inagotable de vida que incesantemente se entrega y se comunica".
Señaló que lo anterior se puede ver observando la tierra, los planetas, las estrellas, las galaxias, las células, los átomos, las partículas elementales, etc.
En todo ello -añadió- está impreso el nombre de la Trinidad, "ya que todo proviene del amor, tiende al amor y se mueve empujado por el amor, naturalmente con diferentes grados de conciencia y libertad".
Tras el ángelus, el Papa saludó en varios idiomas, entre ellos el español, en el que exhortó a los fieles españoles y latinoamericanos a "proclamar la fe en Dios Padre, que ha enviado al mundo a su Hijo, Camino, Verdad y Vida, y al Espíritu de la santificación, para revelar a los hombres su inmenso amor y rescatarlos del pecado y de la muerte".
Benedicto XVI se trasladará el próximo jueves a la basílica de San Juan de Letrán, la catedral de Roma, para presidir la solemnidad del Corpus Christi.
Tras la misa, presidirá por las calles del centro de Roma la tradicional procesión del Corpus Christi que discurre desde San Juan de Letrán hasta la basílica de Santa María La Mayor, muy vinculada con España.