Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa denuncia que las armas circulan con una "libertad jactanciosa" mientras se obstaculiza la ayuda al desarrollo

El Papa ha denunciado ante el Programa Mundial de Alimentos (PMA) que las armas circulan con una "libertad jactanciosa, "mientras las ayudas y planes de desarrollo se ven obstaculizadas, al tiempo que ha invitado a "desnaturalizar" y "desburocratizar" la miseria y el hambre.
"Mientras las ayudas y los planes de desarrollo se ven obstaculizados por intrincadas e incomprensibles decisiones políticas, por sesgadas visiones ideológicas o por infranqueables barreras aduaneras, las armas no; no importa la procedencia, circulan con una libertad jactanciosa y casi absoluta en tantas partes del mundo", ha advertido en la primera visita del máximo representante de la Iglesia Católica a las instalaciones de esta agencia de la ONU.
En este sentido, el Pontífice ha recordado que se vive en un mundo inestable y en el que últimamente las guerras y las amenazas de conflictos es lo que predomina entre los intereses y debates.
Así, ha denunciado que "las armas han alcanzado una preponderancia inusitada, de tal forma que han arrinconado totalmente otras maneras de solucionar las cuestiones en pugna". "Y de este modo, son las guerras las que se nutren y no las personas. En algunos casos la misma hambre se utiliza como arma de guerra", ha agregado.
"NATURALIZACIÓN" DE LA MISERIA
Durante su discurso ante la junta directiva del PMA, ha criticado la inmunidad ante las tragedias ajenas que son evaluadas como algo "natural" a causa de la excesiva información que va generando paulatinamente la "naturalización" de la miseria.
"Son tantas las imágenes que nos invaden que vemos el dolor, pero no lo tocamos; sentimos el llanto, pero no lo consolamos; vemos la sed pero no la saciamos. De esta manera, muchas vidas se vuelven parte de una noticia que en poco tiempo será cambiada por otra. Y, mientras cambian las noticias, el dolor, el hambre y la sed no cambian, permanecen", ha dicho.
Para el Pontífice, es necesario "desnaturalizar" la miseria y dejar de asumirla como un dato más de la realidad porque "la miseria tiene rostro". "Tiene rostro de niño, tiene rostro de familia, tiene rostro de jóvenes y ancianos. Tiene rostro en la falta de posibilidades y de trabajo de muchas personas, tiene rostro de migraciones forzadas, casas vacías o destruidas", ha manifestado.
Así, ha hecho un llamamiento a no "naturalizar" el hambre de tantos y ha manifestado que las burocracias mueven expedientes y la compasión, en cambio, se juega por las personas". Por ello, ha reiterado que "es necesario trabajar para 'desnaturalizar' y desburocratizar la miseria y el hambre".
"La falta de alimentos no es algo natural, no es un dato ni obvio, ni evidente. Que hoy en pleno siglo XXI muchas personas sufran este flagelo, se debe a una egoísta y mala distribución de recursos, a una 'mercantilización' de los alimentos", ha señalado.
Así, para Francisco el alimento es "un don" que se ha convertido en "privilegio de unos pocos". "Hemos hecho de los frutos de la tierra -don para la humanidad- 'commodities' de algunos, generando, de esta manera, exclusión", ha alertado.
DESECHAR ALIMENTOS ES COMO ROBAR AL POBRE
Por otro lado, ha aludido al consumismo como una de las causas que induce a acostumbrase a lo "superfluo y al desperdicio cotidiano de alimento". Por ello, ha recordado que "el alimento que se desecha es como si se robara de la mesa del pobre, de quien tiene hambre".
A su juicio, parte de la solución pasa por que los Estados miembros incrementen decisivamente su voluntad real de cooperar con estos fines" y con el PMA.
"El PMA es un valioso ejemplo de cómo se puede trabajar en todo el mundo para erradicar el hambre a través de una mejor asignación de los recursos humanos y materiales, fortaleciendo la comunidad local. A este respecto, les animo a seguir adelante. No se dejen vencer por el cansancio, ni permitan que las dificultades los retraigan", ha asegurado.
Finalmente, ha advertido de que un pueblo se juega su futuro en la capacidad que tenga para asumir el hambre y la sed.