Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide oraciones por las víctimas del atentado de Estambul y reclama la conversión de los violentos

El Papa ha pedido oraciones por las víctimas del atentado de Estambul que sacudió la plaza de Sultanahmet, en el centro de la ciudad, causando al menos 10 muertos, de los que 8 eran turistas alemanes, y 15 heridos, según ha confirmado el Gobierno de Turquía.
Durante la audiencia general de este miércoles, el Papa ha reclamado la conversión "del corazón de los violentos" al tiempo que ha pedido "que el Señor misericordioso dé paz eterna a los difuntos, conforto a los familiares y firmeza solidaria a toda la sociedad".
Francisco, que ha presidido la catequesis semanal en el Aula Pablo VI del Vaticano, ha centrado su catequesis en la misericordia vista a la luz de las escrituras bíblicas. "En la Biblia Dios es presentado como Dios misericordioso, así se revela su rostro y su corazón", ha evidenciado.
Asimismo, ha subrayado la insistencia con la que se evidencia "la misericordia de Dios" y, sobre todo, "el amor de Dios que jamás se cansa de perdonar". El Papa ha dicho que esa misericordia es como la "actitud de ternura de una madre hacia su hijo".
"Dios se conmueve como una madre cuando coge en brazos a su hijo", ha señalado. Así, ha comentado que se trata de un "amor visceral". Además, ha explicado que "Dios es piadoso" y "se inclina ante quien es débil y pobre". Por otro lado, ha subrayado que tiene paciencia infinita y "capacidad inmensa de soportar".
En esta línea, ha defendido que el amor de Dios "no es un amor de telenovela", sino que es el amor que realiza "los primeros pasos" porque no depende "de los méritos humanos". Además, ha manifestado que nada puede cerrar el amor de Dios, "ni siquiera el pecado". "Vence el mal y lo perdona, tiene una fidelidad sin límites", ha agregado.
Así, ha concluido que "Dios es grande y poderoso" pero ha concretado que "esta grandeza y poder se explican al amar a los hombres pequeños e incapaces". "La fidelidad en la misericordia es la esencia de Dios", ha dicho finalmente.