Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa invita a periodistas y comunicadores a "tender puentes" entre personas y grupos sociales y no ceder al "odio"

El Papa Francisco ha señalado a los profesionales de la comunicación que, según los padres conciliares del Concilio Vaticano II, su misión es la de "tender puentes entre las personas, familias, grupos sociales y pueblos, sea en el ámbito físico o digital". Así lo ha manifestado durante el rezo del Regina Coeli, de este domingo, día en que la Iglesia celebra el 'Día de la Ascensión' y la 50ª edición de la 'Jornada de las Comunicaciones Sociales'.
Precisamente, en el mensaje pontificio para la Jornada de las Comunicaciones Sociales, publicado el pasado mes de enero, Francisco hizo un llamamiento a cuantos tienen responsabilidades institucionales, políticas y de formar la opinión pública, a que "estén siempre atentos al modo de expresase cuando se refieren a quien piensa o actúa de forma distinta, o a quienes han cometido errores" para no "ceder a la tentación de aprovechar estas situaciones y alimentar de ese modo las llamas de la desconfianza, del miedo, del odio".
En el mismo texto, señalaba en relación al uso de las nuevas tecnologías para la comunicación que, a su juicio, "pueden ser formas de comunicación plenamente humanas" porque " No es la tecnología la que determina si la comunicación es auténtica o no, sino el corazón del hombre y su capacidad para usar bien los medios a su disposición".
"Las redes sociales son capaces de favorecer las relaciones y de promover el bien de la sociedad, pero también pueden conducir a una ulterior polarización y división entre las personas y los grupos", advertía.
Este domingo, el Pontífice ha ofrecido un "saludo cordial" a todos los actores del sector de la comunicación y ha expresado también su deseo de que el modo de comunicar de la Iglesia "tenga siempre un claro sentido evangélico, que una la verdad y la misericordia".
De hecho, ha invitado a los fieles a ser "testigos" y a no dejar la oración para "pedir el Espíritu Santo" cuya venida, según la tradición de la Iglesia, se celebra 50 días después de la celebración de la Pascua, en Pentecostés, es decir, diez días a partir de este domingo.
"Ese testimonio tenemos que llevarlo todas las semanas, Cristo está con nosotros, está vivo. Ese es el testimonio que cada domingo debería salir de nuestras iglesias para llevarlo a cada casa, al trabajo, al colegio, a los lugares de encuentro y recreo, a los hospitales, cárceles, residencias de ancianos, centros de refugiados y periferias de la ciudad", ha instado a los fieles.