Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa propone "confiar en Jesús" para tener "éxito en la vida"

El Papa Francisco ha asegurado que "la llave del éxito en la vida está en la confianza en Dios" durante la misa que ha celebrado esta tarde en la parroquia romana del Sacro Cuore.
Francisco ha reflexionado sobre el significado del "cordero de Dios que carga sobre sí los pecados del mundo". Así, ha animado a confiar en Dios aunque se piense que el pecado "no podría llevarlo ni con un camión" porque "Jesús nunca desilusiona".
Jesús ha venido a atraer "paz" a este mundo, pero antes "al corazón de cada uno de nosotros", ha destacado el Papa. "Es bueno tener confianza en las personas, pero no nos olvidemos de tener confianza en el Señor", ha agregado.
Al final de la homilía ha invitado a todos los presentes a que cerrasen los ojos y le dijeran algo en silencio a Jesús.
El Papa ha llegado a esta iglesia del centro de Roma en su Ford focus a las 16.00 de la tarde, donde a pesar de la lluvia le esperaban cientos de personas. En su intensa agenda durante la visita a la parroquia el Santo Padre se ha encontrado con 100 refugiados, ha confesado a 5 personas, ha visto a un grupo de vagabundos y se ha reunido con la comunidad de los Salesianos y con las monjas misioneras del Cristo Resucitado.
La iglesia del Sacro Cuore es la cuarta parroquia romana que el Papa ha querido visitar desde que fue elegido pontífice. El pasado 26 de mayo visitó a la iglesia de los Santos de Isabel y Zacarías, 1 de diciembre estuvo en la parroquia de San Cirilo de Alejandría y, más recientemente, el 6 de enero, visitó un Belén viviente en la iglesia San Alfonso María de Ligorio.
El primer Papa que visitó esta iglesia fue Juan Pablo II el 29 de noviembre de 1987.Benedicto XV la elevó a la dignidad de Basílica Menor el 11 de febrero de 1921. Históricamente ha sido protegida por los Salesianos que trabajan con jóvenes, pobres y refugiados. Está situada al lado de la principal estación de trenes en Roma (Termini), donde viven cientos de personas en la calle.