Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa alaba "el signo de paz" del proyecto italiano de pasillo humanitario para traer mil refugiados sirios en 2 años

El Papa ha celebrado "el signo de paz" que supone la iniciativa desarrollada por el Gobierno italiano y las asociaciones humanitarias Comunidad de Sant'Egidio, Federación de Iglesias Evangélicas de Italia (FCEI) y Tavola Valdesa de los pasillos humanitarios que prevé traer mil refugiados sirios al país en los próximos dos años.
"Como signo concreto de compromiso por la paz, quisiera citar la iniciativa del pasillo humanitario para prófugos, puesta en marcha de reciente en Italia", ha señalado el pontífice, durante el Ángelus de este domingo 6 de marzo.
Francisco ha especificado que este proyecto piloto une la "solidaridad y la seguridad" y permite ayudar a "personas que huyen de la guerra y de la violencia como los 100 refugiados ya trasladados a Italia, entre los que había niños enfermos, personas con discapacidad, viudas de guerra con hijos y ancianos".
Además, ha expresado su alegría porque se trata de una iniciativa "ecuménica". El proyecto se puso en marcha el pasado lunes y logró la entrada por vía aérea a Roma de casi cien refugiados sirios, entre ellos 41 niños, procedentes de Beirut (Líbano). Según informaron los organizadores las 93 personas de este grupo serán instaladas en casas de acogida, recibirán clases de italiano y los más pequeños serán escolarizados.
MÁRTIRES DE HOY
Asimismo, ha vuelto a expresar sus condolencias a las Misioneras de la Caridad después de que este domingo un asilo de ancianos y de personas con minusvalía en Adén, al sur del Yemen, sufriera un atentado terrorista asesinando a 16 personas, entre ellas cuatro monjas de la congregación fundada por la madre Teresa de Calcuta. Las religiosas, dos eran ruandesas y las otras dos de Kenia y la India.
"Rezo por ellas y por las otras personas asesinadas en el ataque. Que la Madre Teresa les acompañe hasta el paraíso a estas hijas suyas, mártires de la caridad, e interceda por la paz y el sagrado respeto de la vida", ha dicho.
"Son los mártires de hoy, no son noticia, no van en primera página, han vertido su sangre por la Iglesia. Son víctimas del ataque de los que las han matado, sí, pero también de la indiferencia, de la globalización de la indiferencia, que no importa", ha recalcado.
Durante la catequesis ha reflexionado sobre la misericordia de Dios, "siempre dispuesto a perdonar y que espera contra toda esperanza" a partir de la parábola del hijo pródigo. "Dios nos deja libres, también para equivocarnos, porque al crearnos nos ha dado el don de la libertad", ha añadido.
"Este don de la libertad que nos ha dado Dios, me sorprende siempre", ha exclamado.
Además, ha explicado que "cuando uno se siente pecador, poca cosa, que dice soy una basura" es en ese momento cuando Dios le espera y ha contrapuesto esta actitud a los que se dicen "yo siempre lo hago bien". "Esa actitud de sentirse bien es soberbia y es del diablo. El padre espera a los que se sienten pecadores y va a buscar a los que se sienten justos", ha incidido.
Por ello ha señalado, que a partir del sacramento de la reconciliación se puede siempre "empezar de nuevo" y ha dicho que la Cuaresma es, sobre todo, "el camino interior de la conversión". Finalmente, ha llamado a los fieles a profundizar en el camino del retorno a Dios con todo corazón, "rechazando cada compromiso con el pecado" y ha pedido oraciones por él y la Curia que esta tarde comienzan los ejercicios espirituales de Cuaresma.