Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa al clero: "No somos ni queremos ser funcionarios de lo divino, no somos empleados de Dios"

El Papa ha advertido al clero mexicano contra la resignación, que ha definido como "una de las armas preferidas del demonio" que "paraliza" y "atrinchera" en las sacristías al tiempo ha afirmado que los sacerdotes no son "funcionarios de Dios".
"No somos ni queremos ser funcionarios de lo divino, no somos empleados de Dios", ha exclamado Francisco durante la misa multitudinaria que ha oficiado con sacerdotes, religiosos, religiosas, consagrados y seminaristas en Morelia, capital del estado de Michoacán y una de las localidades más violentas de México.
Francisco ha subrayado la importancia de la misión de ser testigos del Señor y ha evocado el ejemplo del primer Obispo de Michoacán, Vasco Vázquez de Quiroga, 'Tata Vasco', al destacar que fue el "español que se hizo indio", en el que "el dolor del sufrimiento de sus hermanos se hizo oración y la oración se hizo respuesta".
En el estadio deportivo Venustiano Carranza, en el penúltimo día antes de que regrese al Vaticano, el Papa ha alertado del peligro de la resignación "que resume las tentaciones que se presentan ante realidades tan difíciles, en ambientes dominados por violencia, corrupción, tráfico de drogas, desprecio de la dignidad de la persona, indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad".
"¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas?", ha inquirido. Por ello, ha advertido de que "frente a esta realidad" puede ganar "una de las armas preferidas del demonio: la resignación". Por ello, ha dicho que los sacerdotes deben pretender "vivir rezando y rezar viviendo", al destacar la importancia de la oración y de la misión evangelizadora "para hacer experiencia del amor misericordioso del Padre" en la vida.