Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa recuerda que el verdadero amor es el servicio a los demás

El Papa ha recordado que el verdadero amor es el servicio a los demás y ha pedido a los fieles que durante la Semana Santa, que dará comienzo el próximo domingo de Ramos, se olviden de sí mismos para que puedan pensar en los otros.
"Servir, ayudar... El amor es cuando tú te olvidas de ti mismo y piensas en los otros", ha señalado Francisco durante la audiencia celebrada este sábado con motivo del Año Jubilar de la Misericordia.
Ante miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro, el Pontífice ha recordado que Jesús manda a los discípulos "que hagan esto mismo entre ellos".
"Jesús enseña a sus discípulos que el servicio es el camino que deben recorrer si quieren vivir su fe en él y dar testimonio del amor", ha agregado.
En este sentido, ha reseñado que el lavatorio de los pies "muestra el modo de actuar de Dios para con el hombre, no con palabras, sino con obras y en verdad" porque --según ha especificado-- "el amor se concreta en el servicio humilde, hecho en el silencio y en lo escondido".
El Papa ha hecho estas declaraciones tras referirse a la lectura del Evangelio de san Juan, que narra cuando el Señor, lava los pies a sus discípulos.
El Pontífice ha añadido que el amor "se manifiesta también cuando se pone a disposición de la comunidad los dones recibidos del Espíritu Santo, y cuando se comparten los bienes materiales para que nadie carezca de lo necesario".
"El compartir y la donación a los que lo necesitan --ha asegurado el Santo Padre-- es un estilo de vida, un camino de auténtica humanidad, que Dios sugiere incluso a muchos que no son cristianos".
Finalmente, ha invitado a no olvidarse de "la invitación a lavarse recíprocamente los pies" que significa "vivir en nuestra vida el mandamiento nuevo del amor, confesando mutuamente las faltas, perdonando de corazón y rezando los unos por los otros".
Y ha concluido diciendo: "Que en la fiesta ya cercana de la Pascua aprendamos que ser misericordiosos como el Padre significa seguir a Jesús por el camino del servicio".