Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La salida obliga a adaptar el Paquete Europeo de Clima 2030 y el proceso de ratificación del Acuerdo de Paris

La salida del Reino Unido de la UE precipita la necesidad de aclarar "cuanto antes" los criterios para que la UE aborde ahora sus compromisos a escala internacional en materia de lucha contra cambio climático y los criterios de distribución a escala europea en los objetivos del clima.
Así lo ha explicado, en declaraciones a Europa Press, la directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI) y ex secretaria de Estado de Cambio Climático Teresa Ribera, que ha recalcado que el 'brexit' es un "desafío importante" al que urge responder con claridad" respecto al paquete comunitario a 2030 y el proceso de ratificación del Acuerdo del Clima de París.
A su juicio, ahora deberá analizarse cómo se atribuyen los compromisos de reducción de emisiones en los sectores difusos, cómo integrar el desarrollo tecnológico, la Política Agrícola Común, los planes de desarrollo. "Todo tiene que readaptarse de forma importante ante la presencia de un país menos", ha admitido.
Concretamente, asegura que hay que aclarar "cuanto antes" si la cuota o compromiso de reducción de emisiones que le correspondería al Reino Unido se reparte entre los Veintisiete restantes o bien, si este esfuerzo se suma.
COMPLEJIDAD
En ese caso, valora que sería "una oportunidad para sumar" aunque considera que lo más probable es que se haga una excepción sobre la parte del objetivo al que la UE se había comprometido. "Esto tiene su complejidad", ha admitido.
"Soy muy escéptica sobre la posición que pueda tener el Reino Unido, no solo en este contexto de Naciones Unidas porque vamos a un mundo interdependiente que requiere de bloques bien consolidados. El Reino Unido, por sí solo, por grande que sea, no tendrá un peso importante ", ha manifestado.
Asimismo, opina que el resultado sobre la permanencia en la UE del Reino Unido de "mala noticia" para la transición mundial hacia una economía ecológica y el desarrollo sostenible en que se necesitan "estrategias de trabajo conjunto" y donde la escala regional "es crítica".
En cuanto a las repercusiones para la acción climática mundial, ha recordado que el Reino Unido fue "un actor pujante e importante" por su visión "estratégica" pero ha confirmado que todo esto "se ha quebrado" por una interpretación torpe y cortoplacista en el contexto británico.
Aunque ha calificado el resultado de "malo" para el Reino Unido y para la UE, pero ha añadido que los Veintiocho ya se habían ido acostumbrando poco a poco a la pérdida progresiva de peso.
No obstante, la ex secretaria de Estado ha querido manifestar su "solidaridad, afecto, cariño y comprensión" al 48 por ciento de los británicos que están "desolados y devastados", entre los que se incluye la población más joven y los colectivos que a su juicio han trabajado "con más entusiasmo y honestidad" en el multilateralismo y la construcción de valores universales.
"El activismo social y la comunidad científica del Reino Unido han sido centrales en la agenda de clima y también de desarrollo", ha destacado Ribera, que ve entre ese 48% a la gente "más brillante" desde el punto de vista académico y científico y a la más comprometida con el medio ambiente y el desarrollo y la solidaridad internacional.