Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento aprueba ley del matrimonio homosexual en Portugal

Tras la votación de la proposición, que contó con el apoyo de toda la izquierda parlamentaria, el primer ministro portugués, José Sócrates, calificó este día de "momento histórico" para el país en el "combate contra la discriminación y la injusticia que existía en la sociedad lusa".
Combate contra las injusticias
"Hemos hecho lo que cualquier humanista debe hacer, combatir las injusticias de los otros como si fuesen injusticias contra nosotros, combatir las normas legales que impiden la igualdad como si nos afectase a nosotros mismos", declaró Sócrates.
La propuesta del Gobierno fue aprobada con los votos favorables del Partido Socialista (PS), que gobierna en minoría con 97 de los 230 escaños de la Asamblea; el Partido Comunista de Portugal (PCP), con 13 asientos; el Bloque de Izquierda (BI), con 16, y los Verdes (PEV), con 2.
Las dos diputadas del Movimiento Humanismo y Democracia, independientes pero elegidas en las listas del PS, fueron las únicas representantes de la izquierda parlamentaria que votaron en contra.
Votos en contra
Por su parte, los diputados de la principal fuerza de la oposición, el Partido Social Demócrata (PSD), se opusieron a la proposición, excepto siete que se abstuvieron, y también la rechazaron los del conservador Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP).
La adopción tendrá que esperar
En cambio, el Parlamento no aprobó las proposiciones realizadas por el Bloque de Izquierda y el Partido de los Verdes en las que pedían la legalización del matrimonio civil entre personas del mismo sexo y en las que se incluía la adopción.
La Asamblea de la República también votó en contra del proyecto del PSD para la creación de una unión civil registrada que confería, con algunos límites patrimoniales y parentales, los mismos derechos que el matrimonio homosexual.
Las propuestas del BI y del PEV tuvieron los votos en contra del CDS-PP, del PSD y de la mayoría de los socialistas.
El veto de un presidente conservador
Para la entrada en vigor de la ley, es necesario que esta sea promulgada en los próximos cuarenta días por el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, con derecho a veto.
Cavaco Silva, líder histórico del opositor Partido Social Demócrata, ha rehusado pronunciarse sobre la ley de matrimonio homosexual, pero ha subrayado en diversas ocasiones que su atención está en "otros problemas del país" y que no hará nada "que provoque fracturas" en la sociedad.