Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paro total en la segunda jornada pese al intento de Metro de reabrir líneas

La segunda jornada de huelga en el Metro de Madrid ha supuesto un paro total, debido al incumplimiento de los servicios mínimos decretados, y a pesar de los intentos de la compañía de abrir alguna de las líneas, como la que lleva al aeropuerto.
El intento de la empresa Metro, con el apoyo del Ministerio del Interior, de reabrir esta tarde la Línea 8 de Metro de Madrid, la que conecta el centro financiero de la capital con el aeropuerto de Barajas, ante el incumplimiento de los servicios mínimos por parte de los trabajadores en huelga, quedó frustrado por falta de conductores.
De nada sirvió que la estación de la que parten los trenes que van al aeropuerto, Nuevos Ministerios (en el céntrico Paseo de la Castellana), fuera 'tomada' a primera hora de la tarde por una treintena de 'antidisturbios' y un número similar de vigilantes jurados para evitar la posible intervención de piquetes.
Sólo un tren de mantenimiento arrancó sobre las 17:22 horas para inspeccionar las vías, pero los conductores no aparecieron en toda la tarde y los tornos de la estación no se llegaron a abrir en ningún momento.
En los andenes permanecieron varias horas periodistas, policías y algunos empleados de Metro a la espera del tren que nunca llegó a partir.
Un despliegue de policías en el vestíbulo de la estación de Nuevos Ministerios hacía prever la apertura de esa línea, pero transcurridas unas horas los agentes se retiraban al exterior.
El incumplimiento de los servicios mínimos ha generado numerosas reacciones y los sindicatos han justificado esa decisión con el argumento de que las dictadas por la Comunidad de Madrid eran abusivas, hasta el punto de que las van a recurrir ante los tribunales.
La Consejería de Transportes ha anunciado la apertura de expediente a quienes no hayan cumplido esos servicios y la presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha criticado el "chantaje" que a su juicio han cometido los huelguistas, al tiempo que ha defendido el recorte salarial por considerar que beneficia a quienes padecen la crisis económica.
Por su parte, varios ministros, como la de Economía, Elena Salgado y el de Trabajo, Celestino Corbacho, han expresado su respeto a la decisión de los trabajadores de hacer huelga pero han hecho hincapié en que ha de ser compatible con el derecho de los ciudadanos a la movilidad.
A mediodía, una nueva asamblea de trabajadores de Metro ha ratificado mantener mañana miércoles la tercera jornada de huelga y sin el cumplimiento, de nuevo, de los servicios mínimos.
Eso hace difícil reconducir la situación y hace prever una nueva jornada complicada en los desplazamientos en Madrid, la víspera de que empiecen las vacaciones de verano para muchos ciudadanos.
'Huelga salvaje'
Los 7.500 trabajadores de Metro hacen huelga para protestar por la decisión de la Comunidad de Madrid de extender a empleados de empresas públicas de la región la medida del Gobierno central de recortar un cinco por ciento el salario a los funcionarios, debido a la crisis económica.
Dos millones de madrileños que usan cada día la red de Metro han tenido hoy que recurrir a otros medios para desplazarse, después de que en la noche del lunes una asamblea de trabajadores decidiera no respetar el decreto que fijaba los servicios mínimos en el cincuenta por ciento.
Poco después de las 6,00 horas, momento de apertura de la red, quedaba claro que no habría conductores en las cabeceras de las líneas y que no abría servicio.
Empezaba así una jornada complicada para los madrileños, que optaron en gran medida por el coche particular, de modo que entre las 6,30 y 8,30 - hora punta matinal - el tráfico era más de un veinte por ciento superior al registrado en otros días laborables en el centro y en la vía de circunvalación urbana, la M-30.
La empresa municipal de transportes puso más autobuses en las calles y Renfe incrementó el servicio de cercanías, pero los atascos y aglomeraciones han sido moneda corriente en las calzadas y en los medios de transporte.
Toxo justifica la huelga en el Metro y dice que sus trabajadores tienen razón
El líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha justificado la huelga en el Metro de Madrid porque a sus trabajadores "les asiste la razón", aunque ha lamentado el perjuicio causado porque "no tenía que haberse producido en ningún caso".
Además de "lamentar que la ciudadanía se vea perjudicada por una huelga que no tenía que haberse producido en ningún caso", el secretario general de CCOO ha remarcado que la Comunidad de Madrid no tenía que haber acometido la reducción salarial de los trabajadores del Metro, "vulnerando el contenido de un convenio colectivo que tiene plena vigencia".
A su juicio, esta rebaja no está justificada en el ámbito de la función pública en general ni tampoco en este caso, puesto que hay "un convenio colectivo por medio, negociado por las partes" que debe ser cumplido.
En estas circunstancias, Fernández Toxo considera "normal" que "el nivel de cabreo" haya crecido "sensiblemente entre los trabajadores del Metro".
Ha recordado que los servicios mínimos de este servicio público siempre son recurridos y los tribunales acaban dando la razón a los sindicatos, aunque "cuando ya han pasado muchos años", de manera que hay una "vulneración del derecho de huelga".
Por ello, Toxo concluye que a los trabajadores del Metro de Madrid "les asiste la razón".