Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paseo Real en burro

La reina Sofía visitó el pequeño pueblo de Lindos, situado en la isla de Rodas, un lugar por el que han pasado las civilizaciones griega y bizantina y los genoveses, así como los caballeros de la Orden de San Juan y a cuyos habitantes se les atribuye la fundación de Nápoles.
Acompañada por el ministro de Cultura de Grecia, Mijalis Liapis, y por el alcalde de Rodas, Hatzis Haztiefhtimion, Doña Sofía ascendió en burro hasta la acrópolis y la fortaleza, a las que se accede a través de su desordenado pueblo de casas blancas, atestado de puestos de "souvenirs" y de turistas.
Se trata de la primera visita oficial de doña Sofía a Rodas como reina de España y de la segunda que efectúa a esta isla del sur del mar Egeo, ya que la conoció en su infancia en un viaje con sus padres, entonces reyes de Grecia.
Bajo un sofocante calor, la Reina escuchó atentamente las explicaciones sobre la fortaleza y la acrópolis, saludó a numerosos turistas españoles que había en el lugar y posteriormente se detuvo en alguna tienda de recuerdos y en la pequeña iglesia del pueblo.
Situada a unos 55 kilómetros al sureste de la ciudad de Rodas, en las faldas del monte Krana, Lindos es un pequeño pueblecito de típicas casas del siglo XVII, blancas, de techos de tejas rojas, con puertas llamativamente decoradas y estrechas callejuelas.