Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pasó 11 meses en la cárcel por maltratar a su ex mujer siendo inocente

José Antonio en su casa de Sevilla. Foto: El Correo de Andalucíatelecinco.es
José Antonio recibió de su ex mujer la primera denuncia en diciembre de 2006. Entonces le impusieron una orden de alejamiento debido a las lesiones de Raquel. Ella contó que la había atacado con un cuchillo, según publica El Correo de Andalucía. Desde aquel momento no tienen contacto ni con ella ni con el hijo que tienen en común.
Poco después siguieron llegando denuncias. Una tras otra. Ya al final le cayeron 11 meses de cárcel, por una supuesta agresión y por romper la orden de alejamiento. "Imagínate lo que es que a las cuatro de la madrugada venga la Guardia Civil a buscarte y ese mismo día ingreses en prisión. Sin esperarlo, porque no has hecho nada", ha sentenciado José Antonio al diario.
Perdió su trabajo y padeció la crudeza de la vida en la cárcel. Cuando salió, narra, que se volvió casi paranoico. Siempre intentaba estar acompañado y pedir recibos para demostrar donde estaba en cada instante.
A los días de salir en libertad llegó otra denuncia. Sin embargo, los testigos de José Antonio, que estaba en una fiesta, desmontaron la versión de Raquel.
La Guardia Civil se convirtió en la sombra de José Antonio y las historias de su ex mujer dejaron de cuadrarle a la policía poco a poco. Al final los informes de lesiones aclararon que los cortes que sufría la mujer eran superficiales y cuidadosos, que nada tenían que ver con una pelea. El juzgado archivó las causas abiertas contra él. Cerró el caso.
En diciembre empezará a ver a su hijo, con un intermediario, para no ver su ex pareja.
 
EBP