Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Patriarca de los católicos de Irak pide más ayuda humanitaria y alerta del avance del Estado Islámico

El Patriarca Caldeo de Babilonia y presidente de la Conferencia Episcopal católica de Irak, monseñor Louis Raphael Sako I, ha emitido un comunicado urgente en el que alerta del "avance" del Estado Islámico y de la "insuficiente ayuda humanitaria".
"Los refugiados han perdido todo a causa de los trágicos acontecimientos, mientras que los militantes del Estado Islámico (EI) siguen avanzando y la ayuda humanitaria es insuficiente", subraya en la nota enviada a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).
Asimismo, critica que hay una "falta de coordinación internacional" que "está ralentizando y limitando la puesta en marcha de una ayuda efectiva" para los más de 200.000 desplazados que se han contabilizado en las últimas horas.
La localidad de Ankawa, a las afueras de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, acoge actualmente unos 70.000 cristianos desplazados. "Las familias, que han encontrado refugio en iglesias y escuelas, están en mejores condiciones que aquellos que todavía duermen en la calle y en parques públicos, cuya situación es lamentable", informa el Patriarca.
Otras ciudades del Kurdistán iraquí están desbordadas, mientras las necesidades humanitarias de agua, comida, alojamiento y medicinas aumentan. Es el caso de Donhuk, donde el número de cristianos refugiados supera los 60.000 y cuya situación es peor que en Erbil. Los desplazados han llegado también a Kirkuk, Sulaymaniyah e incluso a la capital Bagdad.
"El alcance del desastre es extremo", asegura monseñor Sako, para añadir que cinco obispos han tenido que huir de sus diócesis y que todos los sacerdotes y religiosas han abandonado las misiones en los pueblos de alrededor de Mosul.
Por otro lado, el patriarca apunta que "la posición del presidente norteamericano, Barak Obama, de aportar solamente ayuda militar para proteger Erbil, es decepcionante".
El prelado muestra su preocupación por las negociaciones entre el Kurdistán y el gobierno central de Irak y lamenta que no se lleve a cabo una acción rápida por la recuperación de Mosul y la llanura de Nínive. Los yihadistas del EI reciben nuevos militantes provenientes de países de todo el mundo y siguen teniendo bajo control la ciudad petrolífera de Zumar, y los yacimientos petrolíferos de Ain Zalah, Batma, junto con los de Al-Raqqa y en Deir ez-Zor en Siria, según recuerda.
La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, siguiendo la petición de los obispos de Irak, ha lanzado una nueva campaña para recaudar 100.000 euros que irán destinados a alimentos, agua y medicamentos para familias refugiadas que son atendidas por la Iglesia local.