Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patxi López se suma a las 50.000 firmas de Save the Children contra del preacuerdo UE-Turquía sobre refugiados

La organización ensalza el gesto y pide que España lidere una respuesta a los refugiados desde el Derecho Humanitario
El presidente del Congreso de los Diputados, el socialista Patxi López, se ha unido a las 50.000 firmas recopiladas por Save the Children contra el acuerdo que la UE y Turquía están a punto de firmar para frenar el flujo de refugiados que llega por la llamada Ruta de los Balcanes este jueves y viernes en el Consejo Europeo. La ONG se ha reunido con el presidente de la Cámara para entregarle estas peticiones y López ha decidido suscribir la iniciativa.
En el encuentro, Save the Children ha entregado un texto en el que dicen 'no' al preacuerdo exigiendo al Gobierno en funciones que lidere un cambio de política en relación con la crisis de los refugiados y reclamando a la UE un paquete de medidas para dar respuesta a las necesidades específicas de protección de la infancia migrante y refugiada.
El texto suscrito por el exlehendakari subraya que el acuerdo entre la UE y Turquía que pretende aprobar el Consejo Europeo los próximos 17 y 18 de marzo "vulnera" el Convenio Europeo de Derechos Humanos porque propone devolver a Turquía todos los refugiados o migrantes que llegan las islas griegas.
1 DE CADA 3 REFUGIADOS ES UN NIÑO
De hecho, según destaca Save the Children, actualmente 1 de cada 3 personas refugiadas o migrantes que llega a Europa es un niño, lo que supone supone más de 290.000 niños desde comienzos de 2015 hasta ahora, a los que hay que sumar las "decenas de miles de niños" que se encuentran en paradero desconocido.
Además, añade que el preacuerdo supone una manifiesta "violación" de la legalidad internacional. "Una vez más la UE está enfocando sus esfuerzos en cerrar las fronteras y controlar los flujos migratorios, en lugar de respetar los derechos de los refugiados que huyen de la guerra, la violencia y la persecución buscando seguridad en Europa", reza el texto.
El director General de la ONG, Andrés Conde, ha celebrado al término de su encuentro con López que además del respaldo del presidente del Congreso se haya conseguido un principio de acuerdo entre los grupos parlamentarios para encomendar al Gobierno que muestre una postura crítica ante el acuerdo. Si bien considera que en vez de crítica, esa posición "debería ser de rechazo frontal", destaca por positivo en todo caso que las fuerzas parlamentarias se pongan de acuerdo, algo a su juicio "fundamental".
Con todo, para Conde, además de mostrar en Bruselas un "rechazo frontal" a ese preacuerdo, el Gobierno de España debe ir más allá y liderar una respuesta colectiva a los refugiados desde la perspectiva del Derecho Humanitario, es decir, promoviendo una concepción de la solución "que supere el mero control de fronteras" y aporte una visión "desde los derechos humanos, que es algo que en la UE no se está contemplando".
Conde ha señalado que toda la red de Save The Children en Europa está haciendo una labor de incidencia similar a la impulsada en España para conseguir que sus gobiernos se opongan a las condiciones de ese acuerdo que a su juicio, tiene poco margen de enmienda porque contiene aspectos "completamente inaceptables" como las expulsiones colectivas, prohibidas taxativamente por el derecho comunitario o la entrega a un país no seguro de migrantes y refugiados, también vetado.
En su opinión, en lugar de seguir por esta vía, la Unión Europea y España deberían "en primer lugar, responder a los compromisos que ya asumió" y eso pasa por un impulso al programa de reasentamiento, que en la actualidad tiene "cifras ridículas". Además, considera urgente abrir "canales legales y seguros" de acceso a los refugiados y "respetar el derecho internacional" al pie de la letra.