Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lluvias en la Península pueden disminuir hasta un 42% a finales del siglo XXI por el cambio climático, según la UGR

Las precipitaciones medias anuales en la Península Ibérica podrían sufrir importantes disminuciones a finales de este siglo, en el período 2070-2099, de entre un 18 y un 42 por ciento menos como media debido a los efectos del cambio climático.
Así se desprende de un estudio sobre el cambio climático realizado por científicos del Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Granada, el más completo publicado hasta la fecha a nivel mundial para un período tan largo (30 años) empleando una tecnología de alta resolución.
Por estaciones, su trabajo ha revelado que habrá zonas amplias de la Península donde aumentarán las lluvias durante el invierno (aunque estos cambios no son significativos estadísticamente), y se reducirán las precipitaciones en primavera y en otoño. Las áreas más afectadas por los cambios de precipitación parece que estarán localizadas sobre las regiones montañosas.
El autor principal de este trabajo, Daniel Argüeso Barriga, advierte de que es bastante probable que se produzca un incremento muy significativo de las temperaturas en toda la Península Ibérica, en especial para los extremos de la temperatura máxima. Así, las proyecciones de cambio para la temperatura máxima media anual están entre 2 y 4,3 grados centígrados y entre 1,4 y 3,4 grados para la mínima. De nuevo, los cambios más pronunciados se obtienen para el verano y los más suaves para el invierno.
TRANSICIÓN MÁS RÁPIDA DE INVIERNO A VERANO
A la luz de sus resultados, los científicos de la UGR creen que se producirá una más rápida transición de invierno a verano en ciertas regiones de la Península, y que habrá una fuerte tendencia a extremos más cálidos en el futuro. Las regiones afectadas por incrementos de temperatura más acusados se extienden por todo el interior, en el caso de las máximas, y están localizadas fundamentalmente en las zonas de montaña para las mínimas.
Este trabajo proporciona una serie de proyecciones de cambio climático sobre la Península Ibérica a una resolución espacial (10 kilómetros) que permite dilucidar la respuesta del sistema climático frente al calentamiento global a escalas regionales. La resolución empleada para estas simulaciones no tiene precedentes en la Península y, por lo tanto, aporta información inédita sobre las repercusiones del cambio climático en la precipitación y la temperatura de la región.
Las proyecciones climáticas globales "indican que en el futuro pueden producirse cambios significativos como consecuencia del calentamiento global y que podrán tener importantes repercusiones medioambientales, sociales y económicas", subraya el estudio.