Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Perdidas millonarias por las inundaciones

La comunicación entre Asturias y Galicia a través de la carretera N-634 en Navia ha quedado restablecida esta madrugada tras permanecer interrumpida para todo tipo de vehículos desde la tarde del domingo, a consecuencia del desbordamiento del río Barayo a la altura de la localidad de El Bao.
Según ha informado la Delegación del Gobierno en Asturias, las labores de desmonte del talud originado por el embalsamiento de agua pudieron llevarse a cabo más rápido de lo inicialmente previsto.
Los dos grandes tubos (de unos cuatro y dos metros de diámetro), que encauzaban el río Barayo a la altura del kilómetro 515 de la N-634, estaban bloqueados por árboles y maleza debido a las intensas lluvias desde el viernes e hicieron que el agua se remansase en el valle formando un embalse.
Así, varias viviendas de El Bao quedaron anegadas hasta los tejados y el agua, que cesó de aumentar su nivel durante el fin de semana pese a las tareas de achique que militares y bomberos realizaban también con motobombas, alcanzó además al tramo de antigua carretera que ha estado sirviendo de ruta alternativa a la N-634.
Mientras, en la playa continúan varados los coches que fueron arrastrados por la fuerza del agua.
Por su parte, el turismo teme las consecuencias de este temporal. Las pérdidas son y se prevén que van a ser millonarias cuando faltan días para que de comienzo la temporada turística en la zona.
El Ejército doblega esfuerzos
La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha doblado su presencia en la localidad de Valdés, donde ayuda a los medios de emergencias de Asturias para paliar los efectos de las inundaciones.
Con el nuevo envío, son ya 49 los efectivos de la UME que trabajan en la zona, con 18 vehículos en total, 5 autobombas, y una máquina extractora de agua.
Los militares realizan labores de limpieza pero también de rescate ya que, desde el pasado viernes, buscan a un hombre que desapareció cuando intentaba buscar a su mujer que perdió la vida en las inundaciones. EPF