Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Periodistas abandonan la zona de vertido por la censura del Gobierno chino

Una fotografía cedida por Greepeace que muestra el crudo espeso en la playa el mar Amarillo en Dalian, noreste de China. EFE/Archivotelecinco.es
Algunos periodistas desplazados para informar sobre el vertido de petróleo en las costas de Dalian, al noreste de China, han abandonado la zona debido a la censura del Gobierno chino, informó hoy el diario "South China Morning Post".
Entre los reporteros que se han marchado figuran algunos que trabajan para los principales distribuidores de noticias en China, como la televisión de la agencia oficial de noticias Xinhua, según la fuente.
Un periodista de una televisión estatal aseguró al rotativo que abandonó Dalian un día después de llegar porque el Departamento de Publicidad del Partido Comunista Chino le dijo por móvil mediante mensajes cortos de texto que no podía tratar determinados aspectos del vertido.
Otro periodista de un diario de la provincia de Liaoning, a la que pertenece Dalian, aseguró que el Departamento Provincial de Propaganda le ordenó el pasado jueves que sólo publicase los comunicados gubernamentales sobre la marea negra.
El vertido, de unas 1.500 toneladas de crudo según las estimaciones iniciales de la televisión estatal CCTV, es el más grave de la historia de China y el Gobierno apenas facilita información de su evolución.
Los últimos datos oficiales, del pasado jueves, se limitan a indicar que la mancha alcanza los 430 kilómetros cuadrados de superficie en aguas del mar Amarillo, pero se desconoce la cantidad de petróleo retirado.
La precariedad de los medios materiales utilizados y la falta de recursos están ralentizando las labores de retirada del crudo, que continúan hoy, según el "South China Morning Post".
Gran parte del trabajo se lleva a cabo por los piscicultores sin equipos de protección, que usan paja, bolas de algodón y hasta cucharas para recoger la gruesa capa de petróleo, añadió el diario.
Además, los equipos de limpieza emplean decenas de toneladas de un aceite especial con bacterias que diluye el engrudo y otros agentes químicos absorbentes del petróleo.
Los bañistas continúan acudiendo a la playas de la zona, que no han sido cerradas, según el diario, que cita a voluntarios de las tareas de limpieza que aseguran que algunas personas sufrieron problemas cutáneos tras bañarse en la zona.
La causa del vertido, según se supo el viernes, fue el uso inadecuado de un catalizador para acelerar la entrada del crudo en los oleoductos de Petrochina, filial de la estatal China National Petroleum Corporation (CNPC), cercanos a Dalian, que provocó una explosión que generó la marea negra.
Dalian es una importante ciudad costera del noreste de China, con más de seis millones de habitantes, y cuenta con el segundo mayor puerto de mercancías del gigante asiático.