Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden casi 10 años para las monitoras y el coordinador por la muerte de un niño en una piscina de Valladolid

Vista del parque de aventuras de la ciudad de Valladolid donde murió ahogado el niño de dos años A. S. M. V., que había acudido con un grupo de otros treinta niños y unos monitores a pasar el día en el parque. EFE/Archivotelecinco.es
El Fiscal demanda penas que suman nueve años y ocho meses de prisión para tres monitoras y el coordinador del Parque de Aventuras Juan de Austria de Valladolid, como supuestos autores de un homicidio imprudente, cometido cuando murió un niño de 2 años en una piscina portátil.
Reclama en concreto dos años y cinco meses de prisión para cada uno de los cuatro imputados y pide indemnizar solidariamente con 250.000 euros a los padres del pequeño, según las conclusiones provisionales del Fiscal, a las que ha tenido acceso Efe.
Los hechos por los que se celebrará juicio en una fecha aún por determinar, ocurrieron el 22 de julio de 2008, cuando un grupo de 32 niños de un colegio acudió al centro de ocio para participar en actividades de verano concertadas antes.
La profesora coordinadora de este tipo de actividades del centro educativo había advertido a los responsables de la explotación del centro de ocio de que los niños más pequeños sólo podrían participar en juegos de agua con pistolas y en el arenero, "prohibiéndose expresamente que dichos niños fueran a la piscina".
Sin embargo, después de que los 32 niños llegaran al parque,"todos" ellos participaron en los juegos en la piscina portátil, de un metro de profundidad, instalada en el recinto.
El pequeño que posteriormente falleció se sumergió en la piscina y, cuando acabó la actividad acuática, los niños fueron saliendo del agua "de forma desordenada, sin recuento por parte de las monitoras acusadas".
Todos salieron de la piscina, menos el pequeño que perdió la vida y tampoco en los vestuarios fueron sometidos a recuento alguno.
El menor se quedó en el fondo de la piscina sin que ninguna de las acusadas se percatara de ello, resume el fiscal.
Ya dentro del vestuario, una de las monitoras imputadas vistió con las ropas del pequeño que murió a otro niño, llamado de la misma forma, sin darse cuenta de que se trataba de otro menor.
"Ante el caos reinante en los vestuarios", las acusadas solicitaron ayuda de profesores y monitores del Colegio del que procedían los niños y fueron éstos los que se percataron de la ausencia del menor y se lo hicieron saber a las acusadas, quienes afirmaron "reiteradamente" que el niño se encontraba allí.
La encargada de otro grupo de niños que accedieron individualmente a las instalaciones entró con ellos a la piscina, momentos en los que uno de los pequeños la llamó la atención porque tocó con su pie el cuerpo del niño ya sin vida.
Se introdujo entonces en el interior del agua y localizó al menor hundido en el fondo, sin que desde fuera pudiera haber sido visto por la "suciedad y turbiedad del agua".
Aunque fueron practicadas maniobras de reanimación, el pequeño falleció a causa de asfixia por sumersión en la piscina.
"La desatención en el cuidado de los niños" por parte e las tres monitoras acusadas determinó el fallecimiento ya que "no tomaron la mínima precaución de evitar que el niño", sin saber nadar, se sumergiera en la piscina, pese a la advertencia de no hacerlo por parte del centro educativo.
Tampoco recontaron a los menores al salir de la piscina ni en los vestuarios, lo que provocó un retraso que "precipitó aún más el fatal desenlace, que pudo haberse evitado de haber actuado con mayor celeridad", argumenta el fiscal.
Las tres fueron contratadas por el administrador de la empresa concesionaria de la explotación del parque y a su vez coordinador del centro, también acusado, quien no se ocupó del buen estado de la piscina, obvió contratar a un socorrista, permitió entrar a menores de 4 años y que un elevado número de niños, 32, estuviera a cargo únicamente de tres monitoras, agrega.
El fiscal considera responsable civil directo a la aseguradora de la concesionaria del parque, y subsidiarios a esta empresa, "La Ballena Creativos de Animación S.L.", y al Ayuntamiento de Valladolid, propietario del parque.