Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Plataforma Desmontando El Algarrobico asegura que "no existen excusas" para que Junta y Gobierno no derriben el hotel

Los miembros de la plataforma Desmontando El Algarrobico, en la que se integran 25 organizaciones y entidades sociales y políticas, han asegurado este viernes que "no existen excusas" para que la Junta de Andalucía y el Gobierno central activen el protocolo de actuación suscrito en 2011 para derribar el hotel ubicado en el paraje de El Algarrobico de Carboneras (Almería) tras el pronunciamiento del Tribunal Supremo (TS) en el que confirma el carácter no urbanizable del terreno en el que se levanta el edificio.
El colectivo ha celebrado el fallo por el que, según han apuntado, se demuestra que "El Algarrobico ya era ilegal antes de que existiera esta sentencia" a raíz de pronunciamientos anteriores puesto que el espacio estaba protegido mediante el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) de 1994, que zonifica el área como 'C1', con lo que allí "solo se puede hacer cultivos".
En este sentido, el portavoz del Ecologistas en Acción, Enrique Ruiz, ha destacado que "el suelo es totalmente no urbanizable y no se puede construir ningún tipo de hotel", con lo que "ni siquiera los propietarios tienen derecho a ningún tipo de indemnización" por la construcción del inmueble, más allá de los derivados de los "gastos de redacción de proyecto y a lo mejor algún tipo de material".
Ruiz también ha apuntado que la sentencia del TS se pronuncia sobre la "vulneración de derechos fundamentales" en cuanto a la "tutela judicial efectiva", ya el TSJA dictó dos sentencias contradictorias entre sí. Cabe recordar que la Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso decidió admitir a trámite un recurso de casación de la promotora después de que la Sección Primera hubiera señalado dos años antes que el terreno era no urbanizable.
"Se produjo ese cambio de sección con nocturnidad y alevosía sin notificar a las partes, algo que hemos denunciado", ha incidido el portavoz del grupo ecologista, quien ha considerado en este sentido que la sentencia del Alto Tribunal "es bastante dura con los ponentes del TSJA" contra los que se llegaron a iniciar acciones de queja.
En cualquier caso, el delegado de Greenpeace Andalucía, Juan Fernández, ha manifestado que esta sentencia "es una victoria para el movimiento ecologista, para la sociedad en general y para el sentido común" porque "no era lógico plantear que en un país democrático y de derecho como en España hubiera un hotel vulnerando las normativas medioambientales".
OPORTUNIDAD LABORAL
La plataforma ha advertido también que el desmantelamiento del hotel supone también una "oportunidad laboral" puesto que, según los cálculos de Greenpeace, puede generar unos 400 puestos de trabajo en Carboneras y en el entorno del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar así como un ejemplo para "formar a los jóvenes de esas zonas en temáticas tanto de reconstrucción de materiales como de regeneración del ecosistema".
La entidad ha asegurado que "hasta el 98 por ciento de los materiales utilizados en la edificación podrían regenerarse cómo áridos, arrecifes artificiales y otros ejemplos" que trasmitan la idea de que con la "deconstrucción" se puede "recuperar" un ámbito natural.
Los ecologistas han lamentado que durante casi diez años el hotel impulsado por Azata haya "dañado muchísimo la imagen de la costa de Almería y del Parque Natural" puesto que ha actuado como de "espantaturistas" al romper con la idea de playas "naturales" que ofrece la provincia.