Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Plataforma gallega denuncia que el MARM ha registrado nuevas variedades de maíz transgénico

Manifestación de Greenpeace contra el cultivo del maíz transgénico mediante el despliegue de una pancarta sobre una plantación de Villanueva de Gállego, en Zaragoza. EFE/Archivotelecinco.es
La Plataforma gallega anti-transgénicos acusó hoy al Gobierno central de adoptar una postura "hipócrita, cobarde y de doble rasero" sobre ese tipo de cultivos genéticamente modificados.
En un comunicado, la citada plataforma, que agrupa a varias asociaciones ecologistas y sindicatos agrícolas gallegos, apunta que por una parte, ante la Unión Europea, España "apoyó la moratoria solicitada recientemente por Austria para poder eximirse de tener que sembrar maíz transgénico en su territorio".
Sin embargo, considera que, por otra parte, España "ostenta el peligroso y vergonzoso primer lugar en la producción de ese mismo maíz transgénico" de la variedad MON-810, elaborada por la multinacional estadounidense Monsanto, que Austria considera "nociva para la población".
La Plataforma, contraria a los cultivos transgénicos tanto experimentales como comerciales, subraya que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino "acaba de registrar 25 nuevas variedades de maíz transgénico".
Considera que se trata de una "desproporcionada falta de sensibilidad" por parte del citado Ministerio, sobre todo atendiendo a que se produjo poco antes de una amplia manifestación convocada la semana pasada en Zaragoza.
La citada Plataforma de asociaciones y sindicatos gallegos "condena enérgicamente estas nuevas autorizaciones para sembrar transgénicos en el Estado" y señala que sus integrantes "se sienten verdaderamente insultados e insultadas con esa decisión", que califica de "provocación", concluye la nota.