Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos presenta mañana un escrito al CSN para que se paralice la renovación hasta un nuevo gobierno

Varios diputados de Podemos presentarán este miércoles un escrito ante el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en el que piden que el proceso para la renovación de la licencia de explotación de la central de Santa María de Garoña (Burgos) se aplace hasta que no se haya formado un nuevo Gobierno.
Así, los diputados de Podemos Carolina Bescansa, Miguel Vila, Pedro Arrojo, Jorge Luis Bail y Juantxo López de Uralde presentarán un escrito firmado por parlamentarios de la formación morada solicitando el cese de la evaluación que se está llevando a cabo de la planta atómica, de cara a la posible prórroga en la explotación de la misma.
Precisamente, Juantxo López de Uralde ha ofrecido una rueda de prensa este martes en Vitoria en la que advertía de que los "intentos" del PP por reabrir Garoña pueden costar 900 millones de euros a los españoles. Según ha alertado, "la intención del PP" es permitir que la central opere hasta 2031 cuando ya ha cumplido sus 40 años de vida útil y desde 2012 en que ha estado paralizada se ha demostrado que no es necesaria.
En la carta los diputados piden que "se paralicen los trámites, al menos, hasta la formación de un nuevo gobierno, para que éste pueda dar las explicaciones oportunas ante el resto de representantes políticos sobre la prórroga en la explotación de la central".
"Una prórroga inédita en la historia de la seguridad nuclear de España, porque autoriza llevar un reactor nuclear hasta los 60 años de vida, cuando su vida útil de diseño estaba prevista hasta los 40 años", denuncia la formación morada.
Además, la semana pasada Podemos registró en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la que instaba al gobierno a paralizar estos trámites, a no reabrir "nunca más" Garoña, y a desarrollar un plan de reindustrialización alternativo para la comarca.
En este sentido, López de Uralde recordó en declaraciones a Europa Press que existe un pacto parlamentario desde 2013 por cerrar de forma definitiva la instalación atómica, y esas fuerzas que sellaron el pacto ya cuentan con la mayoría necesaria para que la planta sea clausurada de forma definitiva.