Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polémica por las predicciones meteorológicas para Canarias

La catastrófica situación en Tenerife por las consecuencias del paso de una borrasca muy violenta ha provocado algunas críticas contra los servicios de meteorología. Lo cierto es que la violencia del temporal ha sorprendido a todos. Pese a que los servicios de meteorología hablaban de alerta naranja, de una situación bajo control, son muchos los que ahora reflexionan sobre que estos se han quedado bastante cortos.
Con unas consecuencias tan desastrosas, no es extraño que los ciudadanos cuestionen la validez y la profesionalidad de las predicciones realizadas en relación con el temporal sufrido por las islas; lo cierto es que estas no parecían ajustarse a la realidad: mientras que hablaban de hasta 70 litros por metro cuadrado en 12 horas, en la zona norte de Tenerife han caído 270 en 24 horas: más de cuatro veces la cantidad estimada.
Para la Agencia Española de Meteorología (AEMET), la previsión era correcta y la alerta naranja, suficiente. Este organismo argumenta que si se tuvieran en cuenta todas las zonas conflictivas como ciertos picos "estaríamos continuamente en alerta roja". No obstante, faltan argumentos para justificar el enorme desfase general entre lo predicho y lo realmente sucedido en multitud de zonas.
Aunque los afectados estaban informados de las lluvias, su intensidad les ha pillado por sorpresa. Lo cierto es que la Comunidad Canaria tiene sus propias características, una orografía que la hace especialmente vulnerable a este tipo de temporales. A.V.