Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Policía avisó a AENA de la presencia de un hombre con vómitos pero murió antes de que llegasen los médicos, según el SUP

Se activó el protocolo por ébola ante la sospecha de que estuviese infectado, pero la autopsia reveló que portaba 28 cápsulas de cocaína
La Policía Nacional avisó al servicio de sanidad de AENA el pasado sábado 18 de octubre de la presencia en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas de un hombre con vómitos y diarrea, el cual acabó falleciendo allí mismo antes de que llegasen los médicos para atenderle.
Según ha explicado a Europa Press el portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), Javier Estévez, el pasajero --un nigeriano con domicilio en Alcalá de Henares (Madrid) que había regresado de Estambul-- se dirigió hacia los "filtros" del Cuerpo Nacional de Policía.
Allí, tras comprobar que el hombre sufría vómitos y diarrea, un policía se aproximó a él para hacerle "una primera asistencia" y le sentó en una silla. Aunque llamó al servicio de sanidad del aeropuerto, este "no entró en funcionamiento hasta pasado un buen rato" y, cuando llegó, el pasajero ya había fallecido, según Estévez.
Según fuentes de la Guardia Civil, el ciudadano nigeriano fue puesto "en situación de seguridad" por un agente de la Benemérita y un policía nacional "al estar convulsionando". AENA ha confirmado que la Policía Nacional les informó de que el hombre se había desplomado en la Terminal 1 del aeropuerto, tras lo cual llamó a los servicios médicos del aeropuerto.
PROTOCOLO POR ÉBOLA
Ante la sospecha de que fuera un enfermo de efecto contagioso, es decir, que estuviera infectado por el virus del Ébola, se aplicó el protocolo correspondiente, según fuentes de AENA. Tras ponerse en contacto con la familia del hombre para determinar que no había estado en países afectados por el virus, Sanidad Exterior, dependiente del Ministerio de Sanidad a través de Delegación de Gobierno, levantó la alarma.
Por su parte, fuentes de la Guardia Civil aseguran que fue a las 19.10 horas cuando se solicitó la presencia de los agentes de la Policía Judicial del Instituto Armado en el pasillo de tránsito de la Terminal 1 de Barajas. Según estas fuentes, se les llamó ya para instruir diligencias por el fallecimiento de un pasajero de nacionalidad nigeriana.
Es decir, cuando la Guardia Civil llegó al lugar ya se encontraron a la persona muerta, siempre según esta versión. En concreto, aseguran que estaba tumbado en una camilla y que tras un primer análisis certificaron que no presentaba signos de violencia que motivaran su fallecimiento.
La autopsia practicada reveló en el interior del cadáver un total de 460 gramos de cocaína repartidos en 28 cápsulas, han precisado a Europa Press fuentes conocedoras del suceso. El fallecido, cuya identidad responde a las iniciales de J.I.N., se había introducido las cápsulas en Estambul con el objetivo de entrar con ellas ilegalmente en España para después venderlas.
Tras instruirse las diligencias, la Guardia Civil ha derivado el caso al Juzgado de Instrucción número 36 de Madrid, situados en Plaza de Castilla.
FALTA DE MATERIAL
El portavoz del SUP ha señalado que el sindicato ha presentado varias denuncias porque "no se cumple absolutamente nada de lo que tiene que ver con el material que debería existir en estos sitios para poder trabajar". "No tenemos guantes ni mascarillas, que es lo básico", ha lamentado.
Aunque se refería al material destinado al uso de la Policía, Estévez también ha expresado sus dudas respecto al material del que dispone AENA para este tipo de situaciones. "Cuando los del servicio de sanidad de AENA no actúan, habría que ver dónde está la psicosis para no actuar o dónde está el retardo", ha apuntado.