Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘Apatrouilleando’ la ville

Agentes de la Police Nationale de Francia se integran en patrullas de la Policía Nacional española para reforzar la atención al turista en los puntos clave. La iniciativa se enmarca dentro del proyecto ‘Comisarías europeas’, amparado en el tratado de Prüm.

Patrullamos con la Policía Francesa... pero por el centro de Madrid. Que vayan juntos un español y un francés, aunque suene a chiste, no lo es. "Es una herramienta de colaboración internacional muy importante", explica Alberto Márquez, Inspector Jefe de la Unidad de Coordinación Internacional.
"Creemos que estamos prestando un servicio de calidad al turista extranjero y al turista nacional". De momento, en áreas de gran afluencia turística de Madrid y Málaga. Su tarea, por tanto, atender a los veraneantes de su país. "Pero si asisten a un hecho delictivo", indica Francisco López, Inspector Jefe de Seguridad Ciudadana de Madrid, "tienen que actuar como cualquier policía español".
 No en vano, aunque no están en su país, portan su arma reglamentaria. "Por si pasa un día algo podamos defendernos y defender a nuestros compañeros y a los españoles si hace falta". Así lo cuenta en perfecto castellano José David Franchi.
 El agente de la Police Nationale de Francia ha vivido 10 años en Alicante y le gusta veranear en España, aunque esta vez ha venido por trabajo. Su misión principal es atender a franceses, que se sorprenden, y gratamente, por ser atendidos por compatriotas. Pero además a otros ciudadanos francófonos, como turistas belgas o canadienses, a los que avisa de los carteristas que hay por la zona centro. Incluso se anima y atiende a los alemanes, idioma que también conoce. Y, por supuesto, también españoles.
 "Hay mucha gente que no se fija que somos franceses", cuenta Aurora Garzó, agente de la Police Nationale de Francia. "Y mucha gente, como ve que estoy hablando en español con los compañeros de aquí, me viene a pedir cosas. Y me conozco Madrid, pero no tanto". Ella es parisina de nacimiento. Pero de padre extremeño, de Moraleja, y madre salmantina, de Peñaparda. Pero, de momento, aunque le gusta mucho España no se plantea pedir el traslado.
 La idea, que este intercambio multilateral, que comenzó en 2008, se amplíe en los próximos años. Durante este tiempo, 63 policías españoles han acudido a desempeñar esta labor a Bélgica, Portugal y Francia. En concreto, este año, 10 agentes patrullarán en Burdeos, Versalles, Aviñón, Chessy, Carcassonne, Arcachon y París. Antes, se ha prestado servicio en Eurodisney o el Tour de Francia.
 El dispositivo de seguridad desplegado con motivo de la visita de Benedicto XVI a España en 2011 supuso la puesta de largo de este tipo de colaboración internacional, un paso más en la cooperación que permite consolidar el concepto de seguridad transfronteriza.