Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Policía y Guardia Civil interceptan a 13 subsaharianos en las calles de Ceuta y a bordo de una barca de juguete

Agentes de la Policía Nacional y del Servicio Marítimo de la Guardia Civil han interceptado durante la madrugada de este jueves en Ceuta a un total de 13 inmigrantes subsaharianos cuando intentaban o ya habían conseguido llegar a la ciudad autónoma.
En concreto, nueve varones indocumentados que han asegurado ser oriundos de Mali han sido localizados "en diferentes puntos de la ciudad" por policías nacionales durante la noche tras, ser supone, llegar a Ceuta a través de la frontera del Tarajal o en alguna embarcación que no fue detectada antes de acercarse a tierra, han informado a Europa Press fuentes de la Jefatura Superior.
Por otro lado, a las 4.20 horas el Servicio Marítimo de la Benemérita ha rescatado a otros cuatro inmigrantes, también de origen subsahariano, cuando intentaban llegar a las playas de la bahía sur de la ciudad autónoma a bordo de una 'toy', una barca de juguete.
Todos los indocumentados localizados han sido trasladados a la Jefatura Superior, donde han recibido asistencia sanitaria de Cruz Roja, para la instrucción de los correspondientes expedientes sobre su situación administrativa en España y su posterior ingreso en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que cuenta actualmente con 627 ocupantes, un centenar por encima de la capacidad máxima operativa de las instalaciones.
Según las estadísticas oficiales, en 2011 lograron entrar irregularmente en Ceuta un total de 1.354 inmigrantes. En 2012 lo consiguieron 512 y durante el año pasado alcanzaron su objetivo, a falta de cifras cerradas, cerca de 1.400. El ministro de Asuntos Exteriores aseguró el mes pasado en el Congreso que la presión migratoria creció en 2013 un 170 por ciento en la ciudad autónoma con respecto al ejercicio precedente.