Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía Nacional investiga la desaparición en Barcelona de una joven de Motril (Granada) que sufre epilepsia

La Policía Nacional investiga la desaparición en Barcelona de una joven natural de Motril (Granada) desde el pasado 4 de octubre, último día en el que la chica, que sufre epilepsia, se puso en contacto con su familia, tal y como lo ha contado a Europa Press su madre, Lidia Merino.
La joven desaparecida, María Fenety Jiménez, residía en la capital catalana desde hacía dos años donde trabajaba, según contaba a su familia, en un hotel. El día anterior a su desaparición cumplió 27 años, por lo que la llamaron "para ver qué tal lo había pasado", ha narrado la madre, quien ha asegurado que la conversación terminó "porque empezaron a temblarle las manos". María Fenety sufre de epilepsia y necesita una medicación diaria y de por vida.
A partir de ese momento la familia no supo nada más de la joven, por lo que, pasadas las 48 horas de rigor, la Policía Nacional comenzó a investigar su paradero.
Para sorpresa de la madre y de los propios agentes policiales no aparecía registrada como trabajadora en ningún hotel ni estaba dada de alta en la Seguridad Social. A pesar de que necesita los fármacos para controlar los ataques de epilepsia, no hay rastro de que los haya retirado de ningún centro médico ni farmacia de la ciudad.
La joven, que colgó el teléfono supuestamente por un ataque epiléptico, no ha pasado por ningún hospital. El rastreo de su teléfono móvil, apagado desde el día de su desaparición, llevó a la Policía a unas casas okupas donde "nadie sabía quién era", ha apuntado Lidia Merino.
La familia no tiene conocimiento de que la joven tuviera relación con personas de nacionalidad extranjera y la celeridad con la que comenzó la investigación les hace descartar que haya podido salir del país. La Policía Nacional, con la colaboración de los Mossos d'Esquadra continúan con la búsqueda.