Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Once mujeres rumanas liberadas tras ser explotadas sexualmente en Málaga y Gerona

La Policía Nacional ha liberado a once mujeres rumanas, que eran explotadas sexualmente por un grupo de compatriotas en clubes de alterne de Málaga y Gerona, y ha detenido a trece personas, según ha informado este domingo el Ministerio del Interior en una nota.

La investigación se inició a raíz de la denuncia de una persona que alertó de la situación de explotación sexual en la que podrían encontrarse varias mujeres de un club de alterne de Málaga. Las primeras pesquisas apuntaron a un hombre de nacionalidad rumana como responsable del control de varias mujeres procedentes de su mismo país para obligarlas a ejercer la prostitución.
A partir de ahí, la Policía descubrió la existencia de una organización bien estructurada, compuesta por ciudadanos también de nacionalidad rumana y dedicada a la explotación sexual de sus compatriotas. Algunas de ellas fueron trasladadas desde Andalucía a la zona de Cataluña, donde se localizó a dos víctimas que habían sido llevadas a la localidad de Lloret de Mar (Gerona) así como a uno de los encartados.
La banda captaba a las mujeres en Rumanía, donde se ganaban su confianza con promesLas de una vida mejor en España o bien a través del método conocido como 'Lover Boy', las seducían y fingían una relación sentimental con ellas para conseguir que viajaran a territorio español.
De este modo, una vez en España eran obligadas a prostituirse en clubes de distintas provincias o incluso eran trasladadas regularmente a locales de otros países, para aumentar el beneficio de su explotación.
Los proxenetas estaban organizados de tal forma que cada uno de ellos controlaba a una o varias mujeres, sometidas a un férreo control y obligadas a ofrecer sus servicios durante más de diez horas diarias. Además, las mantenían completamente aisladas, mediante amenazas y coacciones, e impedían cualquier tipo de relación con el exterior, especialmente con otros compatriotas rumanos.
Asimismo, los captores imponían a las mujeres las tarifas de sus servicios, así como los lugares donde ejercían la prostitución y los domicilios donde vivían, cambiando su residencia según las directrices de la organización.
Denuncia por desaparición en Rumanía
La Policía ha informado asimismo de que entre las víctimas liberadas se encuentra una joven de 18 años cuya familia había denunciado su desaparición en Rumanía. Al parecer, sus captores lograron convencer a la joven para que abandonara el domicilio familiar, una vez que había terminado su jornada escolar. Desde ese momento su familia no había vuelto a saber nada de ella hasta que ha sido liberada.
En la operación contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, los agentes han detenido a diez personas en Málaga y otras tres en Gerona, todas ellas de nacionalidad rumana excepto dos españolas.
Finalmente, se han realizado registros en cinco domicilios y en dos clubes de alterne de las provincias de Málaga y Gerona, así como se han intervenido, entre otros efectos, dinero en efectivo y varios dispositivos electrónicos y teléfonos móviles.