Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las denuncias de la Policía autonómica de Galicia activarán "de inmediato" sanciones contra los incendiarios

El presidente propone que los fuegos sean delitos "prioritarios" a investigar y lanza un mensaje a sus autores: "esto va en serio"
Las medidas que impulsará la Xunta para hacer frente al problema de los fuegos forestales en Galicia incluirán "el refuerzo" y modificación de normas de la comunidad para que una denuncia de la Policía autonómica permita activar "de inmediato" sanciones contra los incendiarios, sin la necesidad de esperar a que éstas sean tramitadas por un funcionario de Administración gallega.
Según ha explicado el presidente Alberto Núñez Feijóo tras el Consello de la Xunta, se actuará por la vía administrativa para agilizar el proceso sancionador contra incendiarios, de forma que, cuando un agente de la Policía autonómica denuncie al supuesto autor de un fuego, éste será multado de inmediato, como ocurre cuando un guardia civil de tráfico denuncia un comportamiento irregular de un conductor.
"No hablamos de días ni de semanas, el procedimiento de sanción será inmediato. Se trata de la política de sanción, pecuniaria, que quienes abandonan el monte con gasolina o con un mechero de madrugada sepan lo que hay que pagar desde el primer momento", ha defendido Feijóo, antes de lanzar una advertencia: "esto va en serio".
Del mismo modo, el Consello de la Xunta ha aprobado un protocolo de actuación para el ámbito judicial que determina que el Gobierno gallego se personará en los procesos contra los autores de fuegos intencionados "desde el primer momento del atestado" y que sus letrados demandarán prisión provisional para los incendiarios.
Asimismo, con la voluntad de que "todo el peso de la ley" caiga sobre ellos y "sobre su patrimonio", la Xunta demandará que hagan frente a los gastos medioambientales y de extinción ocasionados.
PLAN DE RECUPERACIÓN
También activará un plan de recuperación de las zonas afectadas por los fuegos, que se centrará especialmente en los espacios de mayor valor paisajístico y ambiental como, ha ejemplificado, el monte Pindo, dañado por el fuego más grande que registró la comunidad en 2013.
Estas medidas de recuperación de los daños ocasionados por los incendios se estructurarán en tres grandes fases: una primera de diagnóstico --en la que se trabaja ahora mismo--, la de actuaciones urgentes y la de actuaciones de regeneración y conservación.
En este momento, ha explicado que se está realizando una revisión "exhaustiva" de las zonas quemadas para poder contar con una evaluación "objetiva" de los efectos del fuego. Se hará un cartografiado que permitirá concretar datos sobre la situación de los distintos estratos y sobre la erosión, la evaluación de las zonas de riesgo de escorrentías y el estado de conservación de las especies amenazadas.
Con esta información, la Xunta pretende actuar en una segunda fase con iniciativas para proteger "las zonas con mayor riesgo de escorrentía de cenizas y con mayor erosión del suelo".
"Actuaremos de forma prioritaria sobre las zonas que resultaron afectadas en más de 50 hectáreas, así como en los incendios que se produjeron a menos de 15 kilómetros de las zonas de costa porque son especialmente sensibles en relación a una posible afección marisquera", ha remarcado.
Por último, ha aludido a las actuaciones de regeneración, que se articularán con las conclusiones de los expertos y tendrán especial intensidad en zonas de gran valor medioambiental.
LOS INCENDIARIOS, "ÚNICOS RESPONSABLES"
A preguntas de los medios, Feijóo se ha reafirmado en que "los únicos responsables de los incendios son los que prenden fuego". "Los únicos responsables de la violencia de género no son los hombres o las mujeres, son quienes la practican", ha comparado, antes de reafirmarse en, del mismo modo, los incendiarios son "los únicos responsables de los fuegos".
Preguntado sobre el hecho de que la mayor parte de las detenciones realizadas se correspondan con las de presuntos autores de quemas, pero no de los incendios de mayor entidad, ha replicado que "quemar el monte en un momento en el que no está siendo autorizado es muy grave y va a costar muy caro de forma inmediata".
"No se puede decir que una quema es una cuestión menor porque hay quien trabaja en la extinción y sólo calcina una hectárea. Si no hubiese quien trabaja podría ser un gran incendio", ha reflexionado, para añadir que, en todo caso, él también se pregunta "constantemente" por qué se detiene "a unas personas sí y a otras no".
"DELITOS PRIORITARIOS"
Dicho esto, ha sugerido que "probablemente habría que tener las líneas de investigación abiertas todo el año", por lo que ha reivindicado un contacto fluido con la Delegación del Gobierno y la Fiscalía, además de manifestar su intención de pedir que los delitos contra el medio ambiente, es decir, los incendios, se consideren "prioritarios" en la comunidad.
En cuanto a las declaraciones de un guardia forestal que sostuvo que el pastor imputado por el incendio de Oia (Pontevedra) estaba a 5 kilómetros del lugar donde empezó el fuego, ha replicado que, en ocasiones, hay vecinos que "atestiguan a favor" de incendiarios, aunque ha matizado que habla "con carácter general", ya que de lo ocurrido en Oia no tiene "ninguna información".
Sobre las políticas forestales, ha subrayado que la Xunta trabaja en "prevención, extinción y recuperación", pero ha incidido en que la mayor parte de los montes son privados y que las mancomunidades tienen la obligación de destinar parte de los ingresos de las talas a la prevención y limpieza. "Si entre todos cumplimos con nuestras obligaciones, iremos mejor", ha pronosticado.
PENDIENTE DE "NOTA"
Preocupado aún por las "dificultades" que podría haber en septiembre y octubre, el presidente, que hace unas semanas afirmó que la campaña de 2013 estaba siendo "extraordinariamente positiva", se ha mostrado más cauto tras los últimos grandes fuegos que han afectado a la comunidad y ha abogado por esperar a que finalice la campaña para "ponerle nota".
"Estamos en pleno examen", ha manifestado, para añadir que, en cualquier caso, mantiene que "el éxito y el trabajo de las brigadas es excepcional".
Así, ha reiterado su felicitación, en nombre del Gobierno gallego, a las 7.000 personas "que se juegan la vida" apagando los fuegos desde el inicio de la campaña de incendios y ha insistido en que el Gobierno central tendrá en cuenta la demanda de Galicia de endurecer las penas a los incendiarios en la reforma del Código Penal.