Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía Nacional desarticula una red que se dedicaba a robar piezas de coche

La Policía Nacional ha detenido a tres personas responsables de una trama de explotación de seres humanos que engañaba a personas de rumanía para traerles a España y, una vez aquí, explotarle, encerrándoles con maltratos y amenazas y obligándoles a robar piezas de coches en la vía pública, según han informado los responsables de la operación.

Además de las detenciones, los agentes han liberado a cuatro personas a las que los culpables tenían retenidas y hacinadas en un piso, donde sufrían agresiones y amenazas y donde se les instruía para robar catalizadores de vehículos que luego eran vendidos a particulares.
Las víctimas eran captadas en su país de origen, Rumanía, aprovechándose de sus condiciones precarias y prometiéndoles empleo en el sector agrario o en la construcción. Una vez en España, la organización requisaba sus documentos personales y les forzaba y amenazaba para participar en la comisión de delitos para ellos en pago de la "deuda" contraída por el viaje y a cambio de su manutención. Las víctimas permanecían encerradas en un piso cuyas puertas se cerraban con pestillos exteriores para que no pudieran salir.
Las detenciones han permitido esclarecer 800 hurtos de piezas de vehículos en Madrid, Bilbao, Sevilla, Málaga o Barcelona, a donde los explotadores trasladaban a las víctimas obligándoles a dormir en vehículos y con la comida y sus necesidades básicas racionadas durante varios días para realizar una media de diez hurtos cada noche.
La investigación se inició gracias a la denuncia de un ciudadano rumano que aseguraba que había sido obligado a cometer hurtos y las pesquisas permitieron conocer la existencia de otras víctimas en su misma situación, una de ellas traficada cuando era menor de edad.
Como parte de la operación, la primera que desarticula una trama de trata de seres humanos para forzarles a la comisión de robos, la Policía se ha incautado de la documentación personal que había sido sustraída a las víctimas, la contabilidad de los robos, dispotivos y herramientas para llevar a cabo los hurtos, 1.000 euros en efectivo y un vehículo de alta gama, además de bloquear sus cuentas bancarias. La Policía ha contado con la colaboración de la Agregaduría de Interior de la Embajada de Rumanía en España y la Brigada contra el Crimen Organizado de Constanza de este país.