Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía desarticula en Málaga una red criminal especializada en hurtos

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Málaga un grupo criminal itinerante dedicado a la comisión de hurtos al descuido, siendo sus víctimas sobre todo personas mayores y turistas.

En el marco de esta actuación han sido detenidas siete personas, una de ellas menor de edad, como presuntas autoras de delitos y faltas de hurto y asociación ilícita.
Entre los arrestados se encuentra el considerado por los investigadores como cabecilla del grupo. A dos de ellos, además, les constan sendas reclamaciones judiciales en vigor por hechos similares, según ha informado en un comunicado el Cuerpo Nacional de Policía, cuyos agentes han esclarecido por el momento 13 hurtos cometidos en la capital malagueña.
Durante el operativo se han practicado dos registros domiciliarios y se han encontrado, ocultos en el interior de un vehículo, que también ha sido intervenido, 1.150 euros en efectivo, distintas monedas extranjeras, ocho teléfonos móviles, documentación bancaria, 13 pares de gafas y bolsos de alta gama, una cámara de fotos y un encendedor de oro, entre otros efectos.
La investigación policial, iniciada a mediados del pasado mes de julio, establece que los ahora detenidos integraban una red criminal itinerante que actuaba con operaciones planificadas y con reparto de tareas entre sus miembros.
Como fruto de las primeras pesquisas, los agentes constataron que el grupo se dedicaba a sustraer al descuido monederos y carteras, principalmente a personas mayores y turistas, en zonas de gran afluencia como establecimientos comerciales, lugares de ocio y entidades bancarias.
Aprovechaban las aglomeraciones de personas para acercarse a su víctima potencial y quitarle la cartera del interior del bolso o del lugar donde la hubiera metido. En alguna ocasión vigilaban a las personas que sacaban dinero en efectivo del banco para sustraérselo. Finalmente, y una vez conseguido su objetivo, huían del lugar.