Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía subraya el trabajo de los agentes para intentar que se entregara el hombre atrincherado en Zaragoza

La portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, María Pilar Forniés, ha subrayado el trabajo de los agentes para que el hombre atrincherado con un arma de fuego durante 20 horas en el bar 'Maxi 2' de la calle La Salina de Zaragoza "depusiera su actitud y se entregara" y que "todo terminara felizmente, aunque finalmente no ha podido ser".
En declaraciones a los medios de comunicación, ha manifestado que "siempre hemos tenido la esperanza de que iba a cesar su actitud" y por eso "hemos decidido tomar nuestros tiempos y dilatar las conversaciones", pero, al final, ha sido preciso entrar en el bar, ya que "después de mucho intentarlo, los compañeros no detectaban que hubiera avance en el proceso y así no podíamos continuar", ha incidido.
El hombre atrincherado era Luis Pedro R.G., de 63 años, quien había permanecido desde las 23.00 horas de este lunes, 18 de agosto, en el citado establecimiento, al parecer por un asunto sentimental.
Forniés ha indicado que durante las 20 horas ha habido un grupo negociador, formado por miembros del Grupo de Homicidios y del Grupo de Atracos de la Jefatura, que han intentado "conversar y hablar con esta personas para hacerle entrar en razón, accediendo incluso a algunas de sus peticiones, sencillas y banales", como, por ejemplo, fumar un cigarrillo.
En estas tareas, se ha contado con el apoyo de un equipo negociador venido desde la Comisaría General de Policía Judicial de Madrid "para dar relevo y apoyar a los funcionarios de la Jefatura".
Finalmente, "ha sido necesario que el Grupo de Operaciones Especiales de la Jefatura accediera al interior del local y, tras un periodo de unos 20 minutos, esta persona ha acabado atrincherándose en una pequeña estancia de las varias que posee el inmueble, donde finalmente y, por sorpresa, ha decidido terminar con su vida".
Según ha detallado, "cuando hemos entrado estaba vivo y hemos intentando que con los gases él se sintiera en la necesidad de salir fuera a respirar, pero lo que ha hecho ha sido dirigirse a otra estancia más pequeña y ahí, hemos continuado conversando con él en todo momento", y han apreciado que "se sentía cansado y agotado" y "esa ira y furia que tenia al principio no la demostraba".
FAMILIARES
La portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Aragón ha relatado que en el proceso de negociación este hombre ha solicitado "hablar directamente con familiares", a lo que han accedido porque "que son quienes le conocen más íntimamente y están al tanto de su situación".
Ha añadido que "se han intentado agotar todas las vías aprovechando que no había cogido rehenes y que solo estaba él en el establecimiento".
Sobre la entrada de los agentes en el bar, Forniés ha aclarado que "se han escuchado unas detonaciones porque los policías del Grupo de Operaciones Especiales han lanzado gases y unas serie de granadas de aturdimiento que producen un sonido estridente para aturdir a la persona".
Este hombre "se ha quitado la vida en una de las estancias del recinto" después de que los policías hubieran entrado y durante unos 20 minutos hablaran con él y oyeran su voz, hasta que se ha disparado. Por su parte, "la policía no ha efectuado ningún disparo de fuego", ha apostillado.
Según ha enfatizado, "no hay datos suficientes para saber por qué se ha quitado la vida", ya que "esta persona no se ha explayado hablando con nosotros" y casi siempre respondía con "monosílabos del tipo 'no', 'sí'".
Forniés ha manifestado que "muy a nuestro pesar, después de un trabajo de casi 20 horas, el desenlace nos ha sorprendido y ha sido trágico y fatal porque esta persona se ha quitado la vida".
La portavoz policial ha indicado, asimismo, que la investigación de lo ocurrido "está todavía en curso" y sobre el arma de este hombre ha dicho que era "de pequeñas dimensiones" y "no se sabe si tenía permiso de armas".