Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ponen en libertad a siete de los policías detenidos en Coslada

La operación 'Bloque' que investiga el caso de corrupción policial destapado en Coslada permanece abierta, por lo que no se descartan nuevos registros o detenciones. De la treintena de detenidos, siete han sido puestos en libertad tras prestar declaración en el Registro Central de Detenidos de Moratalaz. El jefe de la Policía, Ginés Jiménez, se encuentra separado del resto de los agentes. Sobre él ya pesaban tres aperturas de expedientes, aunque no se tenían pruebas suficientes.
Todos los dedos apuntan a Ginés como el responsable de toda la trama de corrupción. El jefe de Policía se ha defendido afirmando que sabía que algunos de sus agentes eran corruptos, pero llegó un momento que no podía controlarlos. Aunque la historia parece ser otra, algo más parecido a una mafia. A pesar de la defensa de Ginés Jiménez, sus agentes le han acusado y han dado todo tipo de detalles de los delitos. El propio Concejal de Seguridad de Coslada ha reconocido que la corrupción se conocía desde hace tiempo pero eran necesarias pruebas. Ginés y sus hombres actuaban como una mafia.
Todos llevaban el mismo tatuaje en su cuerpo. Extorsionaban a los dueños de bares y locales de alterne. Hacían la vista gorda con las drogas a cambio de dinero. Además, serán acusados de varios delitos de lesiones.
 
No termina ahí la historia de los detenidos. También se habían convertido en proxenetas en los clubs de los proxenetas. De hecho algunos vecinos de Coslada creían que uno de los detenidos tenía una novia rumana. Además de abusar de ellas económicamente, llevaban a cabo abusos sexuales en sus coches de policía o en sus pisos. De hecho, así comenzó la operación 'Bloque', con la investigación de locales y el ejercicio de la prostitución en la zona.1

El 'Capo de la mafia'
 
En Coslada Ginés Jiménez era conocido como 'el Sheriff', 'el Capo' o 'el Padrino'. Todavía se desconoce si el alcalde socialista de Coslada conocía la actividad de Ginés Jiménez, pero ni populares ni socialistas se atrevieron en dos décadas  a destituirle de su puesto. Aún, después de su detención vecinos de Coslada mantienen su miedo a hablar del jefe de Policía. El vicepresidente primero de la Comunidad de Madrid, Ignacio González exige al alcalde de Coslada que asuma "directamente" la responsabilidad del caso.