Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pozuelo de Alarcón solicita más efectivos para reforzar la seguridad durante las fiestas

El alcalde de Pozuelo, Gonzalo Aguado, asegura que la reyerta de la madrugada del sábado no fue obra de un "grupo radical". "No tenemos constancia, ni tanto la Policía Nacional ni en el informe del Ministerio del Interior que haya sido originado por ninguna organización ni grupo radical, simplemente que han sido unos jóvenes que en un momento dado empezaron a agredir a la Policía", ha resaltado. 
"Cuando la policía fue a intervenir en una reyerta les atacaron, destrozaron mobiliario urbano y coches de policía quemados. De los 20 detenidos sólo dos son de pozuelo", destaca Aguado. Para el primer edil de la localidad, se trata de "un hecho aislado y hoy por hoy está totalmente normalizado".
Veinte jóvenes, siete menores, que han pasado ya disposición judicial, fueron detenidos por desórdenes públicos y atentado contra la autoridad porque se enfrentaron a la policía cuando, ésta en la madrugada del sábado, intentó dispersar a la gente que bebía en la calle. Diez agentes resultaron heridos.
El alcalde del municipio no considera que el número de agentes fuera menor de lo necesario. Aguado considera que "la afluencia de público fue mayor número de lo previsto y se tuvieron que pedir refuerzos para hacer frente a los disturbios". El sindicato de Policía ha afirmado que el dispositivo montado para las fiestas incluía 16 policías de servicio y ha manifestado que "no vale de nada hacer sangre y decir que el dispositivo estaba mal planificado".
Según los agentes se produjeron desórdenes y comportamientos "de violencia desmesurada a causa de la ingesta de alcohol " por parte de las personas que participaban en las fiestas del municipio madrileño. De los 20 detenidos, siete son menores. Además, hubo 10 agentes heridos, dos de ellos de gravedad.
Sindicatos de policía consideran "tercermundista" que en un país democrático como España un grupo de personas intente asaltar una comisaría como ocurrió en la noche del sábado. A pesar de todo, el alcalde de la localidad reitera que fue "un hecho aislado que está totalmente normalizado". 
Más efectivos para reforzar la seguridad








CGS/RSO