Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desalojada una fiesta ilegal con numerosos menores consumiendo alcohol en Sevilla

La Policía Local de Sevilla ha precintado un establecimiento de la zona norte de la ciudad donde se celebraba una fiesta "ilegal" dado que había "numerosos menores" consumiendo alcohol.
Según han informado a Europa Press fuentes municipales, esta actuación se enmarca en un conjunto de intervenciones que los agentes han realizado en la madrugada de este sábado en varios locales y fiestas de la ciudad, donde han interpuesto doce denuncias administrativas por diversos motivos, entre los que se encontraban carecer de seguro, de licencia o equipo limitador de sonido, el bloqueo de puertas de emergencias o extintores caducados.
Entre los establecimientos inspeccionados figura el referido, efectuado sobre las 4,00 horas de la madrugada de este sábado en la zona norte de la ciudad, donde los agentes pudieron comprobar que se encontraban "numerosos menores consumiendo alcohol", por lo que procedieron de inmediato a su desalojo y precinto tras realizar las correspondientes denuncias.
Asimismo, y tras recibir llamadas telefónicas por ruidos, el centro de control envió a una pareja de agentes de la Unidad Línea Verde a la calle José Díaz, quienes comprobaron en un establecimiento abierto al público diversas infracciones sobre medidas de seguridad, como extintores caducados, puertas de emergencia obstruidas, carencia de equipo limitador de sonido, por lo que, después de las correspondientes denuncias policiales, se elaboró igualmente acta de precinto.
El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento, Juan Carlos Cabrera, ha considerado que estas actuaciones de la Policía Local de Sevilla "tienen siempre que ser ejemplarizantes para quienes organizan estas fiestas irregulares con menores, poniendo en riesgo su salud y, por supuesto, su integridad física, puesto que estos locales no suelen cumplir siquiera con las mínimas normas de seguridad".