Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Predecir cuánto tiempo de vida les queda a los enfermos de cáncer, ahora más fácil

Un nuevo sistema prmitirá calcular el tiempo de vida que les queda a los enfermos de cáncer con mayor precisión. Foto: Gtres.telecinco.es
Predecir el tiempo de vida que les queda a los enfermos terminales de cáncer podría ser más fácil a partir de ahora. Médicos de la universidad St. George's de Londres han desarrollado un sistema para ayudar a los pacientes a planear su futuro.
El estudio, realizado entre más de mil enfermos, fue muy efectivo a la hora de predecir si éstos vivirían pocos días, semanas o meses.
El doctor Paddy Stone asegura que los pacientes y sus familiares siempre suelen querer saber cuánto tiempo les queda de vida. "Una buena información puede ayudar a los pacientes a preparar su muerte". Pero también es importante para los cuidados médicos.
Las predicciones de supervivencia de los médicos, que son las que se utilizan actualmente, no son precisas y pueden no ajustarse a la fecha real del fallecimiento. Así que el equipo del doctor Stone decidió desarollar un sistema que mejorara esas predicciones.
Empleando una combinación de pruebas clínicas y de laboratorio, el equipo creó dos sistemas conocidos como PiPS-A y PiPS-B, para predecir si los enfermos sobrevivirían entre 14 y 55 días o más tiempo. Y compararon los resultados con los datos reales de supervivencia y las estimaciones de los médicos.
Los resultados de los dos sistemas fueron, al menos, tan acertados como los de los médicos.
PiPS-B, que requería un análisis de sangre, fue significativamente más aproximado que la predicción de un doctor o una enfermera.
Aun así, ninguno de los dos fue tan aproximado como una estimación multiprofesional. Los investigadores afirman que es necesario seguir trabajando en el estudio antes de que estas escalas de medición puedan aplicarse en clínicas.