Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presión del Ejército obliga a liberar una niña secuestrada en sur de Colombia

El comandante de la novena brigada del Ejército, coronel Sergio Alfonso Narváez, señaló a periodistas que la menor de edad fue abandonada por sus captores en una quebrada para evitar ser capturados por los autoridades. EFE/Archivotelecinco.es
La presión del Ejército obligó a un grupo de delincuencia común a liberar a una niña de tres años que había sido secuestrada en el sur de Colombia y por quien exigían a sus familiares unos 50.000 dólares, informaron hoy fuentes oficiales.
El comandante de la novena brigada del Ejército, coronel Sergio Alfonso Narváez, señaló a periodistas que la menor de edad fue abandonada por sus captores en una quebrada para evitar ser capturados por los autoridades.
"Los delincuentes sintieron miedo de ser capturados y abandonaron a la niña a tres kilómetros de la casa de donde la raptaron", dijo el oficial al precisar que la menor fue encontrada anoche.
María José Rodríguez fue secuestrada ayer por la mañana en su casa, ubicada en una zona rural del municipio de Paicol (sur), departamento del Huila.
"Uno de los delincuentes penetró al inmueble y raptó la niña, que al parecer se encontraba sola. La madre de la menor había salido a realizar una diligencia en la vereda", dijo Narváez.
Los secuestradores exigían 120 millones de pesos (unos 50.000 dólares) a sus familiares para liberarla, pero la presión del Ejército los obligó a liberarla.
"Creemos que es un grupo de delincuencia común, que cree que el padre es pudiente y podrían obtener algo", añadió el jefe militar al indicar que una llamada que hicieron para extorsionar a los familiares fue la clave que permitió ubicar a los secuestradores.
Esa llamada por teléfono "permitió determinar el lugar de donde salían y se hizo un cerco en el sitio con las unidades especiales para presionar a los secuestradores", agregó.
Las autoridades mantienen las operaciones para capturar a los secuestradores "y esperamos que la comunidad nos ayude a identificarlos", puntualizó.
Según las autoridades, en Colombia hay más de 3.000 personas secuestradas, en su gran mayoría con fines de extorsión.